El eterno conflicto entre la Clínica Condesa y el Sindicato

El Sindicato interrumpió el servicio esta semana pero no es la primera vez que causa conflictos
Imagen: Especial.

El miércoles 27, la sección 18 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud bloqueó el servicio de la Clínica Condesa, que otorga servicios médicos a poblaciones vulnerables como lo son los pacientes portadores de VIH y personas trans. El líder sindical Ricardo Hernández Carmona exige la renuncia de Andrea González Rodríguez, directora del Centro para la Prevención y la Atención Integral del VIH/sida de la Ciudad de México.

Y el problema es que esta conducta del sindicato está lejos de ser nueva…

La cara actual del conflicto inició porque Hernández Carmona ha sido señalado continuamente por otorgar plazas a elementos sin la capacitación debida para laborar en una clínica que atiende a poblaciones vulnerables, lo que impide tener mayor certidumbre laboral a los elementos que sí están capacitados pero trabajan por honorarios.

Además, empleados por honorarios y de confianza de la Clínica Especializada Condesa han denunciado anteriormente que Hernández Carmona, quien se autonombró en el cargo según Excélsior, realiza fiestas en la azotea de la clínica, donde tiene sus oficinas; según el periódico, incluso se ha llevado mariachi al edificio.

Imagen: Especial.

En este momento hay 13 mil pacientes con VIH afectados por este paro de labores donde las tensiones entre el sindicato y la dirección no son nuevas. En 2017, por ejemplo, un médico dermatólogo recibió múltiples denuncias por acoso sexual hacia pacientes de la clínica. La respuesta del sindicato en ese entonces consistió en difamar a las personas denunciantes y al personal no sindicalizado que labora en la clínica.

En 2011, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud de la Secretaría de Salud buscó impedir el acceso a personas trans a los tratamientos médicos que les ofrece la Clínica Especializada Condesa. Para colmo, en aquella ocasión el líder sindical y e integrante del PRI Marco Antonio García Ayala externó su desagrado a atender a personas trans y demás comunidades vulnerables, en un flagrante caso de discriminación.

Y en aquella ocasión también se exigió la renuncia de Andrea González Rodríguez, directora del Centro para la Prevención y la Atención Integral del VIH/sida. ¿Cuáles son las medidas que tendrían que tomar la autoridades para zanjar estos conflictos de una vez por todas?