¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Quién es Simone de Beauvoir, fundadora del feminismo?

A casi 70 años de su obra "El segundo sexo", sus pensamientos sobre el devenir de la mujer siguen vigentes
Simone de Beauvoir, fundadora del feminismo. (Imagen: Cine Oculto)

Simone de Beauvoir, considerada la fundadora del feminismo, nació un 9 de enero de 1908. Es considerada como una escritora, filósofa, erudita de su época y de la actualidad.

Te recomendamos leer: Las diez feministas más destacadas de la década

Beauvoir, considerada como la fundadora del feminismo, nació en París un nueve de enero de 1908. Su familia materna era conocida como una familia ‘rica’ y reconocida. Su abuelo, Gustave Brasseur, era el presidente del Banco de la Meuse y su padre, Georges Bertrand Beauvoir, dedicaba la mayor parte de su vida a la actuación.

Simone de Beauvoir, fundadora del feminismo. (Imagen: New Statesman)

La vida de Simone estuvo llena de altas y bajas: a pesar de ser considerados como una familia adinerada por año, tras la primera guerra mundial, su abuelo anunció que se habían ido a la bancarrota. A la par de ello, Simone se enfrentaba a una madre avergonzada por haberlo perdido todo y a un padre que siempre le expresó abiertamente que él había deseado tener un hijo y no una hija.

A pesar de ello, Simone vivió dedicada a los estudios. Asistió al Instituto Católico de París y al Instituto Sainte-Marie de Neuilly con la intención de practicar especialmente las matemáticas y los temas de administración. Beauvoir siempre fue reconocida como una de las mejores de la clase durante toda su vida escolar.

Simone de Beauvoir, fundadora del feminismo. (Imagen: Emergentes)

Una vez con las herramientas académicas en mano, en 1926 obtuvo sus certificados de matemáticas, literatura y latín. Luego de ello, en 1929 comenzó a estudiar filosofía y se adentró en las certificaciones de éticas, psicología y se adentró mucho más en el tema literario.

Con toda la preparación que le conformaba, Beauvoir comenzó a interesarse en el tema del devenir de la mujer y trataba de comprender mucho más de lo que podía ver en su realidad. Lo que la llevó a cuestionarse tanto para en algún momento plasmarlo en hojas, según se cuenta, fue que su padre siempre le decía cosas como “eres tan inteligente como un hombre”.

Simone de Beauvoir, fundadora del feminismo. (Imagen: New Statesman)

Le hacía saber en reiteradas ocasiones que, a pesar de ser mujer, tenía ‘las capacidades de un hombre’ para poder sobresalir entre la gente y hacerse de un reconocimiento propio. Ello llevó a Simone a consagrar en su primer obra “El segundo sexo, el devenir de la mujer, el cuestionamiento de los roles de género y su construcción social, así como comenzar una ‘revolución al fundar el feminismo.

Beauvoir lanzó esta obra al mundo en 1949 y en su primer semana vendió cerca de 20 mil ejemplares. Su libro causó en la respuesta internacional un gesto amargo pero ella no dejó que eso influyera en lo que pensaba, en lo que había escrito. Contrario al rechazo internacional, Beauvoir recibía cartas de varias mujeres agradeciéndole por sus reflexiones acerca de que “no se nace mujer, se llega a serlo”.

Esa frase, que es una de las que más le representan, marcó un parteaguas en su literatura y en la forma en que fue vista toda su vida. Simone no sólo fue considerada como fundadora del feminismo por hablar del devenir de la mujer, ella entabló conversación acerca de lo que nadie, a veces hasta la fecha quiere hablar.

Tocó en sus letras los tabúes que giran en torno a la mujer, a su cuerpo y a su sexualidad. Habló del sexo, de los celos, de los roles de género, cuestionó las dinámicas impuestas a la mujer desde pequeñas y exaltó que somos mucho más que sólo “el otro sexo” que es visto como ajeno y menos que el hombre.

Simone de Beauvoir es, entre otras cosas, una pensadora de la mujer, de sus aristas, de su conformación y de su autonomía. Vista como la fundadora del feminismo, Simone también fue quizá, una de las primeras mujeres en cuestionar todo lo que se ha construido en torno a las mujeres, a la auto nombrada ‘magnificencia’ del hombre y del mundo en general.