Feminicidio de Serymar: entre la impunidad y la justicia

Jorge se iba a casar con Serymar Soto en agosto del año pasado. Ese mismo mes, la Fiscalía de Chihuahua lo detuvo, pues es acusado de haberla asesinado en Torreón. El 28 de enero del 2017 la atropelló y unos días después, con los huesos rotos, dejó de respirar.

Serymar tenía 21 años aquel 3 de febrero, cuando le declararon muerte cerebral en el Hospital Club de Leones, en Coahuila. En marzo iba a cumplir tres años con Jorge, a quien conoció por un amigo, relató Sandra Soto, su hermana, a Plumas Atómicas.

Feminicidio de Serymar: entre la impunidad y la justicia
Jorge y Serymar. Imagen: Especial

Tras atropellar a Serymar esa madrugada, Jorge dejó el carro estrellado en la esquina de Avenida Allende y Calzada Libertad, en la colonia Nazas, Torreón, y huyó, de acuerdo con las investigaciones ministeriales. Sandra, por su parte, abrió una página en Facebook llamada Los Machos nos matan en México para encontrarlo.

“Pasaron seis meses y, a través de una denuncia anónima en mi página, me dijeron dónde estaba. Pasé los datos a la Fiscalía y sí lo detuvieron”, narró la hermana.

El presunto feminicida cayó en la mañana del 10 de agosto en Parral, Chihuahua. Días después, se inició un proceso y hasta hoy permanece recluido en el Cereso de Torreón como medida cautelar.

Feminicidio de Serymar: entre la impunidad y la justicia
El vehículo de Jorge, tras el atropellamiento. Imagen: Especial

El proceso se encuentra en la etapa de la audiencia intermedia –cuando se ofrecen, admiten y excluyen pruebas–  y la investigación ya se cerró. De acuerdo con Sandra, Jorge insiste que no fue intencional, pero la voz de una amiga de Serymar y testigo del presunto feminicidio dice otra cosa.

El testimonio, al cual tuvo acceso Plumas Atómicas, apunta que a la víctima la invitó a un concierto de Jorge el 27 de enero, pero se canceló y fueron a un bar. Salieron de ahí y decidieron ir a la casa del hermano de Serymar.

“Fuimos primero a la casa de Jorge (…) y se bajó Serymar y me di cuenta que empezaron a discutir, (…) y le dije a Serymar que por qué estaba enojada y me dijo ya vámonos. Tomaremos un taxi”, señaló.

En la calle, notaron que Jorge las comenzó a seguir con su vehículo.

“De manera repentina, acelera a toda velocidad su carro y le dije a Serymar que con cuidado, (…) y me doy cuenta que Jorge se sube a la banqueta a toda velocidad”.

La testigo aseguró al Ministerio Público que tras la huida, llegaron los padres de Jorge y le pidieron que dijera que todo fue un accidente.

Feminicidio de Serymar: entre la impunidad y la justicia
Manifestación en la que se exige justicia para el caso de Serymar. Imagen: Especial

De acuerdo al Código Penal de Coahuila, aquel que cometa un feminicidio enfrentará una pena de 50 años. Sin embargo, Sandra no se encuentra optimista ante la situación.

“A uno le da temor que la Fiscalía no haya hecho su trabajo correctamente y a la hora de la hora salga hasta absuelto”, confió la hermana.

Sandra, quien actualmente se dedica a difundir otros casos de feminicidios y desapariciones en México, acusa a las autoridades de esconder los feminicidios en la entidad y errores en investigaciones ministeriales.

Feminicidio de Serymar: entre la impunidad y la justicia
Serymar y una amiga. Imagen: Especial

Durante la relación que tuvieron Serymar y Jorge, la familia lo percibía como un hombre cariñoso y ella se mostraba entusiasmada por la boda. Sin embargo, cuando ella estuvo internada tras el atropellamiento, Sandra se enteró por las amistades de su hermana que estaba en una relación violenta que iba desde maltrato verbal y psicológico, hasta golpes y amenazas. Serymar nunca denunció esto y lo mantuvo oculto a su familia.

Será hasta que se desahoguen las pruebas ante el tribunal de enjuiciamiento que se resuelva la inquietud de la familia de Serymar.

Por: Redacción PA.