¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué es tan capitalizable la soltería?

Según INEGI el 32% de la población mexicana es soltera
¿Por qué es tan capitalizable la soltería?

Cada 11 de noviembre se celebra el día del soltero, por tanto, diversas plataformas digitales ofrecen descuentos en diversos productos. La celebración que debería festejar un modelo de vida alejado de las relaciones monoparentales se ha vuelto un día de consumo ¿por qué?

También te recomendamos: IMSS le niega atención ginecológica a una mujer por ser soltera

El día del soltero tiene su origen en China cerca de 1993, Guanggun Jie  fue una festividad propuesta por la Universidad de Nankín. En un principio se intentaba mostrar positivamente el hecho de no tener pareja.

Posteriormente, en 2009 Daniel Zhang, quien entonces era presidente de Tmall, decidió darle un extraño giro a la celebración:

“Se le ocurrió transformar el día en una festividad comercial: ante la soledad y su tristeza, el alivio de las compras con rebajas. Sus cifras de ventas han dibujado una pronunciada escalera ascendente con cada nueva edición”. (Vía: El País)

En el 2009 se vendieron diversos productos por 52 millones de yuanes, en el 2018 la cifra ascendió a 213 mil 550 millones. Si lo comparáramos con el Black Monday en Estados Unidos, lo habría rebasado tres veces.

Cerca de 22 mil marcas forman parte de esta peculiar celebración; asimismo, 200 países lo celebran.

¿Por qué es capitalizable la soltería?

En general, las sociedades occidentales se han cimentado en las relaciones sexo-afectivas y económicas heterosexuales y monoparentales. Con base en ello, el imaginario colectivo ha definido a una persona “completa” como aquella que tiene una pareja y/o familia y una  condición económica estable.

Salir de esta especie de molde, implicaba consecuencias sociales muy particulares. Es decir, las personas, en especial las mujeres, que eran solteras eran consideradas como “solteronas”, personas que de alguna forma “tenían una ausencia en su vida”.

La soltería era considerada una “etapa” que era mejor terminar pronto. En la actualidad, la soltería ha pasado de verse como un horrible estado civil a una oportunidad comercial.

A los solteros se les vende la idea de la posibilidad adquisitiva como una recompensa por su soltería. Si bien es cierto, que la soltería te aporta soltura económica, disponibilidad de tiempo y atención para desarrollarte en diferentes ámbitos, éste no es el propósito de la celebración.

Antes que visibilizar lo saludable emocionalmente que es vivir de manera autónoma, independiente y en soltería, se enfoca en “llenar un vacío” mediante el consumo excesivo de mercancía:

Este año será una experiencia nueva para mí: por primera vez podré centrarme en comprar. Durante los últimos 10 años estaba estacionado en el centro de mando, asegurándome de que todo estuviera en orden”, afirmaba Zhang en una entrevista corporativa la semana pasada”. (Vía: El País)

Aunque resulta obvio que no todas las personas solteras creen esto o adquieren productos de manera irresponsable, para muchas empresas resulta un nicho muy redituable.

Soltería en México

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que en el 2018 el 32% de la población  es soltera, el 11 % divorciada,  separada o viuda, esto entre la población de 15 años en adelante.

Estadística a propósito de matrimonios y divorcios en México. (Imagen: Twitter)

La INEGI también puntualiza que existe una tendencia a la baja de los matrimonios en México, pues de 2016 a 2017 el indicador descendió 2.8% y los divorcios se incrementaron 5.6% en el mismo periodo.

En nuestro país se observa a las personas solteras como sujetos incompletos o aquellos que invierten su vida en apoyara  diversas causas:

“Se ha comprobado que los solteros que se dedican a obras humanitarias, religiosas, políticas o sociales tienen la fuerza para permanecer en ese estado si cuentan con el apoyo emocional de amigos, compañeros y familiares”. (Vía: Milenio)

Sin embargo, los solteros nos son personas inmaculadas o incompletas, son seres humanos que simplemente no tienen pareja.

Con información de: INEGI