¿Cómo que la muerte de una lengua no es una tragedia cultural?

¿Por qué desaparece un idioma? Las lenguas no son estáticas; de lo contrario, hablaríamos el latín de Virgilio. Los hablantes la modifican todo el tiempo y es son susceptibles a lo que ocurre en su entorno social, geográfico, económico y político. En algunos casos, una lengua más que extinguirse se bifurca en múltiples lenguas, como el latín del que proceden el español, el francés y el resto de lenguas romances. Pero en otros casos, un idioma es acorralado por las circunstancias políticas y queda orillado a la extinción. 

Carlos Martínez Gorriarán es un político y profesor de Filosofía español. Y sobre este tema tuiteó un hilo donde se proponía explicar en sus términos la vida y muerte de los idiomas:

 

Carlos Martínez Gorriarán Violeta Vázquez-Rojas Lengua Idioma Muerte
Imagen: Twitter

Sin embargo, conforme se desenvolvieron los tuits a sus lectores les resultó que sus explicaciones eran un tanto conformistas e inexactas. El mayor conflicto con sus tuits es que vierten una idea inexacta, que el latín y una lengua indígena fueron rebanadas del árbol genealógico de los idiomas por las mismas causas, que extinción se debió a causas semejantes.

Carlos Martínez Gorriarán Violeta Vázquez-Rojas Lengua Idioma Muerte
Imagen: Especial

Violeta Vázquez-Rojas, profesora e investigadora del Colmex, codirectora de Cuadernos de Lingüística de la misma institución, le respondió con una precisión.

Carlos Martínez Gorriarán Violeta Vázquez-Rojas Lengua Idioma Muerte

¿Por qué meritoria esta precisión? ¿Es exactamente igual que un ser vivo se extinga por razones que dependen exclusivamente de su entorno a que se extinga por culpa de los seres humanos? Como se verá, es aquí donde no es tan sencillo poner en el mismo costal al latín y a una lengua indígena al borde de la extinción.

Para empezar porque el latín exactamente no se fue por siempre de la Tierra; como el ser vivo que es una lengua, más bien evolucionó en muchas. Su árbol genealógico no fue talado de raíz sino que se hizo más amplio y robusto con los siglos. Eso no es comparable a una lengua indígena cortada de tajo por causas políticas o históricas.

Aquí viene el meollo del asunto: en medio de la discusión, Martínez califica como “imparable” la desaparición de una lengua. Y ese adjetivo es impreciso en múltiples ocasiones.

Era imparable que el latín evolucionara; ¿era imparable que una lengua indígena fuera exterminada? Pareciera que Martínez propone cruzarse de brazos ante acontecimientos que no son precisamente imparables. Sí, acontecimientos sujetos a la contingencia y la coyuntura, pero no imparables.

Aquí vale la pena poner un matiz: las lenguas en efecto, se comportan como seres vivos; y así como es natural que muten, es natural que algunas no sobrevivan al cambio de entorno, como lo explica este estudio.

Explicar las causas detrás de un evento no debe ser una excusa para la inacción. Por poner un ejemplo, conocemos las causas del cambio climático, ¿eso significa que no se deben tomar medidas al respecto? ¿A poco tenemos derecho a decir “es imparable” mientras suben los termómetros del globo terráqueo? ¿No puede leerse como una tragedia para los afectados?

Recordemos una obviedad: así como el cambio climático supone un peligro para nuestra propia especie, una lengua orillada a la extinción es una tragedia para sus hablantes. Cuando hablamos de la extinción de una lengua por causas ajenas a su evolución orgánica hablamos de una problema político o social. No se puede desdeñar esta dimensión del problema.

Por desgracia, la discusión en Twitter derivó en insultos y, cuando menos lo esperábamos, apareció un insulto sumamente racista y xenófobo por parte de un articulista español que colabora en ABC.

 

Carlos Martínez Gorriarán Violeta Vázquez-Rojas Lengua Idioma Muerte
Imagen: Twitter

¿En la lengua que te ha civilizado? ¿Un dios raro? Independientemente de los insultos, Vázquez-Rojas puso un matiz imprescindible.

Por: Redacción PA.