Arqueólogos creen haber encontrado la tumba de Santa Claus en Turquía

Arqueólogos turcos creen haber alcanzado el sueño de muchos niños y la mentira de muchos padres, al haber localizado en Demre, Turquía, la verdadera tumba de San Nicolás, alias Santa Claus.

Los restos del beato, con casi 1 mil 700 años de antiguedad, estarían descansando en la antigua iglesia de Mira, hoy Demre y no en Bari, Italia, donde se creía que habían sido trasladados sus restos durante las cruzadas en el Siglo XI. Para probar esto, tendrán que acceder hasta lo más profundo de la actual iglesia donde están los restos de la ciudad donde el santo encontró su fama y su beatificación. (vía: News Week)

Los arqueólogos turcos aseguran que los huesos que retiraron en esa ocasión no pertenecían al santo, sino a un sacerdote cualquiera y sin una identidad confirmable, por lo que los verdaderos restos están en esa tumba escondida entre las antiguas construcciones del imperio romano.

El descubrimiento se hizo mediante el uso de tecnología que permitió encontrar construcciones y una iglesia debajo de la iglesia actual (church-ception), por lo que los trabajos de excavación que se harán para llegar al sitio donde está la tumba tendrán que buscar preservar los mosaicos y estructuras que hallen conforme avancen. (Vía: The Guardian)

Esto nos lleva a dos cosas realmente importantes. La primera, en Bari construyeron una escuela y santificaron los restos de una persona que ni siquiera se sabe quién es, y, la segunda, Santa Claus es un turco encerrado por más de 1 mil 500 años en un sótano, lo que le impediría, ciertamente, repartir tantos regalos en una sola noche.

¿Será que estamos frente al descubrimiento de que, además que no han sido ni los papás, pero tampoco es San Nicolás? Ya no se puede confiar en nadie, ni en la iglesia, ni en los padres, ni en Coca-Cola.