RAE acepta que un grupo de mujeres no son el ‘sexo débil’; tacha frase como discriminatoria

RAE, por eso no podemos tener cosas bonitas

La última versión del Diccionario de la Real Academia de la Lengua tendrá un cambio que ya se había tardado mucho: desvincular el “sexo débil” a un “conjunto de mujeres” y el “fuerte” a uno de “hombres”.

El lenguaje es una cosa viva, que va cambiando y modificándose conforme el uso de sus hablantes. Palabras nuevas, pero también diferentes construcciones gramaticales se añaden en las lenguas mucho más rápido de lo que pueden lograr seguir las asociaciones académicas que, de forma bastante anacrónica, se han encargado a sí mismas “protegerlo” y “mantenerlo”.

La Real Academia de la Lengua, que nació en el siglo XVIII con la intención de evitar que el castellano (ajá, no todos le dicen “español”) no cambie, es un organismo centralizado y, para muchos críticos de su estructura, bastante retrasado.

Hoy, la RAE ya se dio por vencida en establecer normas y, desde el 2011, prefiere, más bien, simplemente describir los cambios de la lengua. Así, cuando una palabra “es aceptada” en el diccionario no significa que “tengamos permiso” de usarla, sino que, más bien, ya es tan normal su uso que queda registrado en un diccionario que, hasta cierto punto, mantiene un español “en común” para todas las naciones y culturas que lo utilizan y alimentan.

Por lo mismo, si una sociedad es machista y misógina (como tiende a ser en… bueno, en todos lados) la construcción de su lengua lo será también.

Una joven de 19 años en Huelva, España, inició una petición en Change.org y, con el paso de los meses, ha ido creciendo hasta llegar a tener casi 200 mil firmas. En ella le exige a la RAE que elimine por completo la acepción de “sexo débil” del diccionario.

Según le dijeron autoridades de la Academia a El País, justo para esa frase ya se tenía pensado un cambio cambio  para la nueva versión del diccionario, pero no se podía hacer público por… bueno, por sus protocolos. (Vía: El País)

El cambio que se hará a la frase será colocarle un “modo de uso”, en el cual se indique que esa frase es “ofensiva o discriminatoria”, tal como lo hace con cada una de las acepciones de la palabra “puto”.

Acepciones de “puto” marcadas como discriminatorias en la última edición del DRAE

Desde los años 80, la Academia ha “intentado” (quizá nos vemos algo amables con decir que “intentan”) eliminar o por lo menos identificar los sesgos discriminatorios y de género en el diccionario. Para ello, consolidaron un equipo de mujeres lingüistas que, en unos años, identificaron y señalaron esas acepciones “problemáticas”. (Vía: Animal Político)

Para la edición 2001 del diccionario la Academia no aceptó ni la tercera parte de los cambios sugeridos

Quizá vamos entendiendo por qué a nuestros machitrolles les encanta citar la Academia cuando se les acaban los argumentos…