¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

#PuroIris: Weezer y las lluvias allá en África

¿Qué pasa cuando encuentras una vocación por accidente? En la música puede ser frustrante para algunos; he visto jazzistas que descubren casi con rencor que lo suyo lo suyo es la salsa. Algo semejante le pasó a Weezer, quienes suelen ser más valorados por sus memes que por su música. Por primera vez en casi diez años Weezer ingresa a las listas de éxitos y lo hace con un cover, “Africa” de Toto. 

No podría ser menos estrambótica la historia de ese lanzamiento. Todo empezó cuando una chica de 14 años abrió una cuenta de Twitter solamente para solicitar a Weezer un cover de Africa. Weezer tiene un talento especial para los covers, como lo comprobamos con su peculiar versión de “Paranoid Android”, pero nadie esperaba que Mary tuviera éxito, a pesar de lo bien que llevaba esa cuenta.

Su insistencia ganó tal popularidad que Weezer lanzó una canción de Toto… que no era “Africa”. Esa clase trolleo solo podía ser compensada cumpliendo la petición inicial. Días más tarde lanzaron su versión de la canción más famosa de Toto, con el tuit de Mary en la portada, sin saber que ese cover se volvería su canción más exitosa en 10 años.

Muchos apuntan a que este éxito solo puede explicarse con dos factores. Uno, por supuesto, la impecable composición de un tema que, además, tiene una letra ridícula y que ahora los millenials descubren con idénticas dosis de sarcasmo y adoración. Pero no menos importante es la capacidad de Weezer para crear memes. 

Vale la pena recordar la profunda decepción que sintió su vocalista Rivers Cuomo cuando el tema “Undone (The Sweater Song)” de su primer álbum se interpretó como una finísima broma y no como el lamente que era. Su coro no podía ser menos torpe: un despechado pide a su ex que jale una hebra de su suéter hasta quedar desnudo, llorando en el piso; la imagen es ridícula y, sin embargo, se compuso en serio.

Acaso ahí fue cuando Rivers Cuomo descubrió que tenía un talento superior para componer chistes que podían ser aderezados con música. De ahí que Pinkerton, su álbum más obscuro, fuera recibido con sorna y algo de desprecio. El fracaso de ese álbum destinado a ser leyenda fue tal en su lanzamiento que Weezer no tuvo más remedio que separarse.

Cuomo estudió Literatura en Harvard, jugó futbol semiprofesional y cuando regresó a los escenarios en los 2000 aseguraba que estudió a Nietzsche y a los Beatles solo para saber componer hits perfectos. En cambio, compuso grandes chistes, algunos tiernos y algunos de mal gusto, pero casi todos los grandes hits de la banda californiana son, de una u otra forma, memes. 

Su versión de “África” es un meme de pies a cabeza, desde la forma en que fue pedida hasta la forma en que fue presentada, eso sin dejar de lado una canción que desde los ochenta se hizo famosa por una armonía sublime y una letra chabacana, que ni mandada a hacer para que 30 años después fuera retomada por un grupo liderado por un cuarentón que por alguna razón conecta muy bien con los adolescentes, tanto que sus letras a veces parecen escritas por uno.

Fracasar es fácil, obtener lo que deseas es lo único difícil: el momento enternecedor de esta historia ocurrió cuando la adolescente tuiteó que no sabía muy bien cómo reaccionar a que su banda favorita grabara la canción que pidió. Desde ese momento su cuenta se ha convertido en una recopilación de los memes generados por este cover. 

Tal vez Coumo nunca imaginó que su vocación estaba en mezclar la comedia con riffs cursis. Eso no es crimen, pero tal vez alguien que en algún momento aspiró a tener una banda de metal no esté del todo conforme, tanto que después de su White Album, su mejor álbum en este siglo, Weezer lanzará un chiste metalero: su Black Album. Tomen en cuenta que el hombre que ahora se ve así:

Antes se veía así:

 

Por @edegortari