#PuroIris: ¿Cuál es el significado de Bohemian Rhapsody de Queen?

A medida que se acerca el estreno de la película biográfica de Freddie Mercury, sus temas y su leyenda serán objeto de relecturas y controversias. Y, por supuesto, la música de Queen tendrá una nueva vigencia. Esta oleada ha empezado ya con algunas reintepretaciones de su tema insignia, “Bohemian Rhapsody”, una de las obras más grandes de la música popular.

Sin embargo, la filología pop a veces comete deslices que serían inadmisibles en una lectura académica o más rigurosa. Uno de estos riesgos comunes es caer en la tentación de hacer lecturas literales de una letra (pregunten a los intérpretes de “Here Comes Your Man”, de los Pixies). Otro problema común es cerrar los significados paralelos, como si los múltiples sentidos de una misma canción forzosamente se cancelaran entre sí. Y todo empeora si el mismo artista fue reacio a revelar el sentido original de una letra.

Desde su lanzamiento, la letra de “Bohemian Rhapsody” ha recibido múltiples lecturas. La más comúnmente aceptada depende de una interpretación literal: como en el El extranejo de Camus, un hombre asiste a una revelación tras confesar un homicidio; y en el camino, vende su alma al demonio, como Fausto, para redimirse hacia el final de la canción. Sin embargo, esta versión de la historia no cuadra a la perfección con el secretismo que la banda tuvo alrededor alrededor del tema.

Al respecto, en 2005 el guitarrista Brian May dijo:

Tengo una idea exacta de lo que había en la mente de Freddie, pero en esos días había una regla no escrita entre nosotros de que el núcleo de esa letra era una cuestión privada del compositor.

#PuroIris: a 30 años del …And Justice for All de Metallica

Sin embargo, la renombrada musicóloga Sheila Whiteley afirma que “Bohemian Rhapsody” versa en el fondo sobre el descubrimiento que hizo Freddie Mercury de su bisexualidad, mientras estaba en una relación heterosexual, en un tiempo en el que la homosexualidad llevaba muy poco de haber sido despenalizada en Inglaterra, por no mencionar sus problemáticas raíces: en Zanzíbar, isla natal de Mercury, en 2006 se canceló un festejo de su personaje más ilustre justo por su sexualidad.

¿Pero qué dice la letra misma al respecto? Pasado el proemio, el narrador afirma que mató a un hombre. Pero usa de forma peculiar un pronombre posesivo para referirse al arma del crimen: “pulsé mi gatillo, ahora está muerto”. ¿Es esta una referencia sexual? ¿Por qué la evoca como un delito?

Al parecer del autor Guy Branum, Mercury “confiesa un crimen porque eso era el sexo gay” por aquel entonces, en una sociedad que había cobrado célebres víctimas, desde Oscar Wilde hasta Alan Turing. A un nivel simbólico, el narrador del tema habría matado, al menos, su heterosexualidad.

En esta lectura de “Bohemian Rhapsody”, la “madre” que aparece constantemente a lo largo del tema no sería otra que Mary Austin, pareja de Mercury por aquel entonces y la “verdad que debe enfrentar” es su propia sexualidad. Si en la lectura fáustica de la canción, Dios y demonios se pelean por el alma del narrador en la parte operística, en esta versión se trata de los demonios personales.

Un detalle que no se resuelve en la lectura tradicional de “Bohemian Rhapsody” es la letra que acompaña a los riffs de la penúltima parte: “¿Así que crees que puedes apedrearme y escupirme al ojo?” Sin embargo, este reclamo cobra sentido cuando se toma en cuenta que un castigo común para la homosexualidad en el múndo islámico es, justamente, ser apedreado, como el mismo Mercury supo en su natal Zanzíbar.

¿Alguna de las lecturas posibles de “Bohemian Rhapsody” debería prevalecer sobre el resto? Curiosamente, la lectura fáustica de “Bohemian Rhapsody” fue empleada por la disquera del grupo en el librillo que acompañaba a una versión iraní de sus grandes éxitos, acaso con el fin de evitar interpretaciones que pudieran acarrear censura en un país donde la homosexualidad se castiga con pena de muerte

#PuroIris: El significado real de Bohemian Rhapsody de Queen
Imagen: Especial

Sería obtuso exigir que esta interpretación sobre el tema insignia de Queen se imponga al resto de lecturas. Justamente, las grandes obras literarias se distinguen por rechazar las lecturas unívocas. Pero sería igualmente obtuso demeritar esta lectura de “Bohemian Rhapsody” tan ligada a la vida íntima de su autor. En un tiempo de estigma y prejuicios, Freddie Mercury vivió su sexualidad a medio camino entre el secretismo absoluto y la aceptación de su círculo cercano.

Es difícil imaginar cómo hubiera reaccionado la sociedad inglesa si Mercury hubiera salido del clóset cuando compuso su tema más famoso. Sin embargo, como lo fue “Losing My Religion” para R.E.M., “Bohemian Rhapsody” bien pudo ser la forma elegida por Mercury para llevar su intimidad a los escenarios.

En cualquier caso, “Bohemian Rhapsody” es la representación de un viaje al infierno personal; si en el proemio Mercury afirma que “a donde sea que solpe el viento no tiene importancia”, como un abandono de la persona ante el destino, al final la canción cierra reelaborando la misma frase en una cita de El cementerio marino, de Paul Valéry, que se torna heroica: de cualquier forma, el viento se levanta.

Por @edegortari

Por: Redacción PA.