¿Los seres humanos somos más tontos que antes?

tontos

Según indican estudios de reconocidos investigadores alrededor del mundo, desde hace un par de siglos, el coeficiente intelectual de los seres humanos (IQ) ha disminuido en promedio 14 puntos en comparación con la de sus antepasados ¿eso indica que somos más tontos que antes?.

Para llegar a esta conclusión, el Doctor Jan te Nijehuis, profesor de la Universidad de Amsterdam, y un grupo investigadores analizaron una serie de pruebas realizadas entre los años de 1884 y 2004. En ellas se medía el tiempo de reacción de los individuos a los estímulos visuales, considerado uno de los indicadores clave para determinar la capacidad intelectual.

Los resultados demostraron que, hace dos siglos, los humanos tenían un tiempo de reacción de 194 milisegundos, mientras que en 2004 éste ya había aumentado a 275. (Vía Forbes) Esto quiere decir que la velocidad con la que nuestro cerebro procesa la información, se ha vuelto mucho más lenta.

A estos estudios se agregó el realizado por el Dr. Gerald Crabtree, un biólogo de la Universidad de Stanford, quien afirma que el proceso evolutivo nos está volviendo cada vez más tontos. La conclusión de Crabtree es aún peor que las de los europeos, pues señala la inteligencia del ser humano se encuentra en declive después de que el hombre cazador/recolector dejó África. De acuerdo con Crabtree:

“La disminución de la inteligencia humana comenzó desde el momento en que la selección genética se volvió más relajada”(Vía The Huffington Post)

La explicación es que las condiciones de vida para nuestros antepasados eran mucho más duras que las que nos han tocado a nosotros, por lo que sus genes estaban sometidos a una mayor presión evolutiva; es decir, su sobrevivencia dependía de la inteligencia con la que enfrentaran los sucesos diarios. Por supuesto, nuestros antepasados no contaban con internet, con comida para microondas y, mucho menos, con tarjetas de crédito. Sus necesidades cotidianas exigían el desarrollo de sus habilidades.

Por eso, Gerald Crabtree sostiene que la civilización –con sus avances, pero también con sus daños- ha jugado en nuestra contra, pues ha relajado la presión sobre nuestros cerebros y esto hace que se deterioren cada vez más.

“Un cazador que no fue capaz de encontrar una solución para encontrar comida y refugio seguramente muriese, y con él, todos sus posibles descendientes. Sin embargo, un ejecutivo del Wall Street moderno que cometiese un error conceptual similar recibiría un cuantioso bono y sería visto por las mujeres humanas como un compañero atractivo para tener descendencia. Si pudiésemos traer a nuestros días a un ateniense del año 1.000 a.C. comprobaríamos que en realidad sería uno de nuestros compañeros más inteligentes y emocionalmente estables de la sociedad actual.” (Vía The The Huffington Post)

Richard Lyyn, un investigador de la Universidad de Ulster, Irlanda, considera, que para el año 2050 podríamos disminuir 1.3 puntos más nuestra inteligencia. El año pasado, Lyyn analizó la capacidad intelectual de 113 países y sus resultados colocaron a  México con un promedio de 88 puntos de IQ, por debajo de países como Argentina, Uruguay, Chile y Argentina. Y por encima de otros como El Salvador, Perú, Venezuela, Guatemala y Honduras (Vía SDP)

Aunque no existen estudios que comparen la inteligencia de los mexicanos de hoy con la de nuestros antepasados, es poco probable que podamos contradecir los estudios del resto del mundo. Y para comprobarlo, quizá no sean necesarios los interminables exámenes de conocimientos que circulan en la web, sino que bastaría con medir nuestra capacidad de reacción frente a los sucesos políticos que a diario nos bombardean.