“My Heroes”, un comercial que rompe con estereotipos de género [VIDEO]

El Halloween es una de las festividades que más se presta para subvertir convenciones y romper las reglas, de una forma solo comparable al carnaval. De ahí que no sea extraño que muchos usen las fiestas para salir de algún clóset o, al menos, para usar sus disfraces más estrafalarios.

Las fiestas de Halloween son una situación inmejorable para derrumbar, aunque sea temporalmente, los estereotipos de toda clase, como lo demuestra un comercial llamado “My Heroes” que se ha vuelto viral en los últimos días por la sutil firmeza de su mensaje. (Vía: Sin Embargo)

En el comercial, dos niños se disfrazan para salir a pedir dulces. Sin embargo, el padre de familia, aunque da su apoyo y consentimiento, tiene algunos recelos y titubeos: su hija irá disfrazada de Batman mientras que su hijo sale disfrazado de La Mujer Maravilla.

¿Qué podría tener de malo que un niño quiera disfrazarse de una superheroina?

Ambos padres acompañan a sus hijos a pedir dulces en la calle y es muy notorio que el padre teme que rechacen a sus hijos por su apariencia, lo que no solo no sucede sino que ambos infantes reciben felicitaciones por sus disfraces; mientras ella porta el gorro negro con picos que distingue al héroe de ciudad Gótica, él niño lleva el largo pelo negro y las botas de Wonder Woman. 

Por supuesto, la gran pregunta de fondo al ver algo tan inocente como los disfraces de estos niños es: ¿qué podría tener de malo que un niño quiera disfrazarse de una superheroina y una niña de una superhéroe? Desgraciadamente, el mundo no está lleno de gente sensata y sensible y debe cambiar de a poquito, a base de comerciales, si quiere, que normalicen esta clase de expresiones.

No le vendría mal al mundo que en estas fechas sean más comunes los niños disfrazados de Frozen y las niñas disfrazadas de Superman“.

El comercial es un llamado a romper estereotipos de género y qué mejor día hay para modificar las convenciones sociales que la Noche de Todos los Santos.  Al final del día, es perfectamente saludable que los niños experimenten con el cambio de roles de género en el marco de un juego o una festividad.

Ojalá este corto de dos minutos tenga incluso un mayor impacto y sirva para que algunos padres sean menos temerosos cuando sus hijos jueguen con la forma en que expresan y asumen los roles de género. No le vendría mal al mundo que en estas fechas sean más comunes los niños disfrazados de Frozen y las niñas disfrazadas de Superman.