Sonideras: cuando las mujeres toman las calles con sus tornas

Estas chicas hacen ruido en un oficio usualmente asociado a los hombres, pero sus nombres son cada vez más potentes en los barrios de CDMX

Venus sube a un escenario. Sus tornas están frente a ella y hace un recorrido visual del lugar. Contiene el aliento y confía en sí misma. Mil asistentes dependen de su trabajo para alcanzar la “gozadera”.

Ella es de las pocas sonideras que existen en México.

“A mí me gustaría que estuvieran bien unidas, no representan ni el 1%”, me dice el artista plástico mexicano Benito Salazar, quien ha trabajado con sonideros desde hace 14 años.

Salazar ha documentado la presencia de las sonideras en el mundo musical de México. Una de estas compilaciones está en su libro ‘Apariciones marianas’, un texto del 2017 conformado por escritos de 16 sonideras con el objetivo de “visibilizar” a la rama femenina de estos profesionales del ritmo.

Es lo que ellas necesitan”, apunta Salazar.

Salazar cuenta sus historias, cómo se involucraron a este mundo dominado por hombres y cómo han ido rompiendo tabúes hasta con sus propias familias. “En la adolescencia, seguí mucho a ‘Sonido Marlboro’ a escondidas de mi mamá,” le confesó respecto al tabú de las mujeres en el mundo sonidero Lupita, también conocida como ‘la Cigarrita’ de Sonido Radio Voz (una de las pocas sonideras de México).

Salzar, además de documentar este mundo, ha homenajeado a leyendas como la ‘Socia’, la primera sonidera de México y quien ya murió. “Es necesario hacer tributo a las mujeres que mueren en el anonimato, le sucede a las mujeres en general en la música”, advierte.

Por Ana Paula de la Torre (@AnaPaulaDeLaTD)