Cuba sin Fidel de Julio Patán: la crónica de una isla sin líder

Fidel Castro murió una noche del 25 de noviembre del 2016 en La Habana luego de 47 años ininterrumpidos en el poder. El vació que dejó en el país es el lugar desde el que Julio Patán, escritor mexicano, describe el sistema político y económico que dejó el Comandante.

Julio Patán (Ciudad de México, 1968), es periodista y escritor. Formado en la izquierda de la Ciudad de México, y tal como lo cuenta en Cuba sin Fidel, creció escuchando historias utópicas de la isla caribeña: del ejercicio real del socialismo y de las ventajas tangibles del comunismo.

Como muchos con experiencias similares a la suya, de adulto renegó de esa formación y buena parte de su trabajo se dedica, hoy en día, a ser crítico de las mismas estructuras que lo gestaron. En buena medida, eso es Cuba sin Fidel, además de un libro de viaje y una crónica histórica: un ejercicio casi edípico de matar al padre.

Nunca lo hace explícitamente ni demuestra de forma directa su aversión personal a buena parte de la ideología y el sistema sociopolítico y económico de Cuba, sino a través de anécdotas de otros escritores enfrentándose a otros regímenes comunistas y (o) totalitarios.

El análisis de los peores aspectos del régimen castrista en Cuba es filoso, tanto como la evidencia de las contradicciones discursivas y políticas de Castro, sus allegados y aliados.

Patán dedica un buen número de páginas para describir cómo los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) construyeron una red de espionaje que no necesitaba espías; las diferencias groseras entre la élite gobernante y el pueblo, o las muchas (tantas) violaciones a derechos humanos de la comunidad LGBT+, la disidencia política y la libertad de prensa.

Julio Patán en su visita a La Habana luego de la muerte de Castro
Julio Patán en su visita a La Habana luego de la muerte de Castro

Escribimos desde el mundo que experimentamos: el contexto sociopolítico y económico, la formación profesional y social se cuelan por entre cada uno de nosotros y determinan, así, cómo leemos e interpretamos los sistemas políticos y económicos que nos rodean (y en los que vivimos). Patán ha decidido desde hace mucho oponerse a su formación y, en buena medida, esa oposición tajante está determinada por su origen: la izquierda latinoamericana de los años 70.

Cuba sin Fidel es un libro de un viaje a un país que olvidó sus ideales para hacerse gobernable pero, también y no en poca medida, es también el diario de un escritor que se opone a su formación y busca, de muchas formas, explicarse a sí mismo desde la sombra de esos mismos ideales.

Por: Redacción PA.