Binti, de Nnedi Okorafor: sobrevivir el espacio, discriminación y medusas

Binti, la primera novela de la escritora estadounidense Nnedi Okorafor, narra la historia de la pritagonista del mismo nombre en su viaje interestelar hacia una universidad. No es una road movie ni una novela sobre el racismo, sin embargo, es atravesada por esos mismos elementos. Binti sobrevive y se fortalece desde el menosprecio.

Nnedi Okorafor es una escritora estadounidense de padres nigerianos de la tribu Igbo. Nació en Cincinnati (quizá la ciudad más aburrida de los Estados Unidos) y se ha dedicado a la escritura y la enseñanza. Con un libro a la espera de convertirse en serie de HBO, la trilogía centrada en Binti le ha valido dos premios: Hugo y Nebula, además de los muchos otros reconocimientos que ha juntado en su carrera.

Binti Ekeopara Zuzu Dambu Kaipka de Namib es una joven talento matemática: hace ecuaciones complejas como meditación y vive con su tribu, parte de la nación Himba, al mismo tiempo alejada de la civilización pero, al mismo tiempo, integrada a ella.

Su gente es experta en la elaboración de ‘astrolabios’, dispositivos de alta tecnología que, en el mundo de Binti son al mismo tiempo herramientas de navegación y medios de comunicación. Para realizarlos, se requieren conocimientos complejos de matemáticas y física teórica, y Binti es tan buena en ello que la Universidad Oomza (todo un planeta dedicado a la investigación y el estudio)

La narración de Okorafor entrelaza, con una prosa fluida y aprehensible, el desarrigo y la soledad de Binti en medio de cientos de personas. Ella es la única himba en la historia en ser aceptada en Oomza, y está sola: sus compañeros no la reconocen como tal, las autoridades dentro de la nave que los llevará allá tampoco y, como corolario, su misma familia se negaba a que fuera.

Binti no es una novela sobre racismo y discriminación, pero no por ello deja de lado la experiencia: como toda mujer afroamericana, Okorafor ha experimentado en carne propia el ser señalada o ignorada por su ascendencia, que se dude de sus capacidades académicas y literarias por verse de cierta forma, por hablar de cierta forma, y Binti pasa por esas mismas experiencias.

Desde que le toquen su cabello sin su permiso hasta el abierto asco que le demuestran las personas por el otjize con el que cubre cada parte de su cuerpo, de acuerdo a la tradición himba. La mezcla de aceites y arcilla que es el otjize cobrará una parte central dentro de la narrativa de la historia y de su supervivencia, por lo que es su tierra (literalmente) la que le permite sobrevivir.

De apenas 90 páginas, Binti es la mejor ventana a una de las corrientes de sci-fi más importantes de los últimos años: el afro-futurismo. Es una recomendación obligada y una historia que apenas es el comienzo de sus aventuras.

Por: Redacción PA.