49 cruces blancas, de Imanol Caneyada: convertir una tragedia nacional en pulp fiction

49 cruces blancas, de Imanol Caneyada es, al mismo tiempo, una novela pulp noir y un recuento periodístico e histórico de uno de los momentos más trágicos de la historia contemporánea de México. ¿Cómo es que se pueden mezclar un género como la novela negra con la tragedia de la guardería ABC?

A 9 años de la tragedia, ya todos sabemos la historia: un incendio inició en una bodega del gobierno de Sonora y se expandió hasta la guardería, ABC, con la que compartía edificio. Sin medidas para frenar el fuego y con todos los fallos posibles en su diseño, desde los plafones hasta las salidas de emergencia, el lugar se convirtió en una trampa mortal para 49 niños y niñas.

A pesar de que los títulos de propiedad se hicieron públicos muy temprano en la investigación, tanto de la guardería como de la bodega, poco se hizo contra los dueños, contra las autoridades y contra cualquier responsable de las irregularidades. Cada 5 de junio, puntualmente, los padres y familiares de las víctimas marchan en Hermosillo, marchan en la Ciudad de México y hacen rondas de entrevistas en medios para que el caso no se olvide, para que nadie olvide a los 49 niños y niñas que, dicen una y otra vez, fueron asesinados.

Padres de las víctimas de la Guardería ABC en el Ángel
Padres de las víctimas de la Guardería ABC en el Ángel (Imagen: Cuartoscuro)

La novela de Caneyada retoma la tragedia pero le agrega un giro completamente diferente a lo que se esperaría de una novela sobre esta tragedia: la convierte en una novela policiaca, pero más específicamente, en un pulp: en novela negra que se sabe un cliché completo del género que la vio nacer.

La novela negra, como género, se convirtió pronto en una larga serie de clichés que fueron explotados por el cine: el investigador ex policía, amoral, alcohólico y solitario que se enfrenta contra un sistema político y social corrompido hasta lo más profundo de sí. Este universo ficcional le sirve a Caneyada como un espejo de la vida en Hermosillo pero, en realidad es un espejo de la realidad nacional: ¿cómo en México se podría producir otra literatura que no sea ésta?

El ejercicio literario de Caneyada podría parecer fuera de lugar con una tragedia que sigue viva para muchas personas; podría parecer que esos clichés de la novela negra, más que aportar una lectura crítica al hecho, lo hacen más “tolerable”… O podría ser que, incluso por entre las tragedias nacionales, la novela negra sea la mejor forma de narrar el México nuestro.

Por: Redacción PA.