Las mejores 32 canciones del 2017

Acaso la mejor forma de administrar el recorrido natural de un año sea con un calendario. Pero las fechas rara vez dicen algo por sí mismas. En cambio es más efectivo medir el transcurso emocional y afectivo de un año con canciones. Aquí dejamos la lista de las mejores canciones del año para Plumas Atómicas. Solo esperamos que, además de luchas, el 2018 también traiga bajo el brazo espléndidos versos y grandes acordes.

32: Weezer, “Mexican Fender”

La banda californiana este año nos regaló una tremenda canción que sigue en el mood de la obra maestra que entregó el año pasado, su White Album.

31: Flaming Lips con Miley Cyrus, “We a Family”

El afortunado regreso de una de las bandas más extravagantes del mundo estuvo sellado por temas psicodélicos que apelaban por igual a los unicornios y los viajes en ácido. Nosotros optamos por este tema sobre la familia, una unión que a veces, cuando es valiosa, parece tan extraña como un animal fantástico.

30: Broken Social Scene, “Halfway Home”

Hug of Thunder, el inesperado regreso del colectivo de Toronto, nos recordó porque Broken Social Scene fue una de la bandas más emocionantes de la década pasada. “Halfway Home” nos hizo sentir en el 2002.

29: Converge, “A Single Tear”

La legendaria banda de mathcore lanzó este año The Dusk in Us, una agresiva reformulación de su estilo directo y preciso, donde los compases atípicos se conjugan debidamente con las letras descarnadas.

28: Everything Everything, “Desire”

Everything Everything es una de las bandas más extrañas del panorama inglés; a veces calificados como pop progresivo, su espléndido trabajo vocal y sus transparentes riffs brillaron este año con este sencillo que volvió un poco más digerible su retador sonido.

27: Courtney Barnett y Kurt Vile, “Over Everything”

El disco a dúo que publicaron este año los dos referentes del indie más crudo, brilló por sacar el lado más tierno de ambos. En este tema, la distorsión que suelen predicar se vio transformada en una reflexión sobre el paso del tiempo y la inevitable sordera de los músicos.

26: Dirty Projectors, “Cool Your Heart”

El disco homónimo que Dirty Projectors publicó este año es una odisea electrónica que combina de forma intrépida los ritmos caribeños con la innegable influencia extraída de Björk.

25: Taylor Swift, “Call it What you Want To”

Aunque Reputation está muy lejos del nivel que alcanzó la cantante con 1989, temas como este nos convencen de que su paso del country meloso al pop corporativo no solo valió la pena, sino que fue la mejor decisión.

24: Slowdive, “Sugar for the Pill”

El regreso de los reyes del shoegaze fue tan inesperado como reconfortante. En una época donde los imitadores de My Bloody Valentine llenan Spotify con temas llenos de eco electrónico sin inspiración, Slowdive nos demuestra que sin una buena canción detrás, una correcta progresión de acordes, de nada te servirá tener todos los pedales exóticos del mundo.

23: The Killers, “Life to Come”

Aunque su nuevo disco reniega de la influencia decisiva que fue Bruce Springsteen, The Killers aún compone temas capaces de cimbrar estadios. Para muestra, este estremecedor tema escrito a partir de la depresión que sufrió la esposa de su vocalista, Brandon Flowers.

22: HAIM, “Little of Your Love”

El trío de hermanas sigue destilando atractivos homenajes que suenan más ochenteros que los mismos grupos de los ochenta. Más papistas que el Papa, las chicas de HAIM bien podrían viajar en el tiempo y ser un hit tanto en está década como hace 30 años.

21: Car Seat Headrest, “War is Coming (If You Want It)”

El año pasado el joven grupo de encumbró con Teens in Denial, uno de los discos de guitarras más emocionantes de la década. Tal fue su proeza que este año les bastó con lanzar este matador sencillo para seguir presentes en nuestras playlists y nuestros corazones con ese sonido extraído de Pavement y Weezer.

20: Beck, “Can’t Help Falling in Love”

Lanzado como parte del soundtrack de The Man in the High Castle, la serie basada en la novela homónima de Phillip K. Dick, este cover del tema clásico de Elvis tiene un encanto superior a la original; donde antes había un tema plano y cursi, ahora hay coros lúgubres que realzan su ternura. Si un día consideras casarte, esta es la canción ideal para el vals.

https://www.youtube.com/watch?v=p0sd6FrZPSA

19: Lorde, “Liability”

El jovencísimo prodigio neozelandés lanzó este año un disco controvertido que algunos juzgaron como una pequeña joya y otros como un intento solvente pero poco estremecedor. A nosotros, esta balada, tan sencilla como poderosa, nos hace creer que Lorde solo será capaz de entregar más discos excelsos en el futuro próximo.

18: King Gizzard & The Lizzard Wizard, “Rattlesnake”

La banda de progresivo psicológico australiana es uno de los actos más audaces y prolíficos del panorama actual. Aunque publican más de un disco al año, su creatividad para no tener fin. Flying Microtonal Banana fue un logradísimo experimentó con instrumentos microtonales que hace parece al más agresivo Tame Impala como un montón de advenedizos. El mexicano Julián Carrillo estaría impactado de ver cómo su invento, el microtonalismo, se incorporó al progresivo con tanta naturalidad en este disco.

17: Jay Z, “The Story of O.J.”

Acaso para demostrar que no sólo Lamar puede hacer grandes temas políticos, 4:44 de Jay Z rebosa versos agudos y punzantes sobre suaves acordes de jazz. Este tema, que recoge una de las menos afortunadas frases del ex jugador de americano, es una lección de los retos e historia que enfrenta aún la comunidad negra norteamericana.

16: Mastodon, “Show Yourself”

The Emperor of Sand, el más reciente disco del la legendaria banda de Atlanta, consigue un difícil pero pertinente equilibrio entre los puentes progresivos y los coros que bien podrían coverear los Foo Fighters. “Show Yourself” es probablemente la canción más directa y prodigiosa que la banda ha entregado en la década.

15: LCD Soundsystem, “tonite”

James Murphy bien podría dejar nuevamente a este grupo de dance punk para entregarse a su pasión secreta: el spoken word. Solamente él puede entregar temas con ritmos que obligan a los pies a moverse mientras las letras obligan a que la mente reconsidere toda la existencia.

14: St. Vincent, “New York”

Aunque Annie Clark sea más reconocida por ser, acaso, la guitarrista más imaginativa de su generación, también debería ser alabada por su sobrada capacidad para crear baladas intrigantes como esta.

13: Gorillaz, “Andromeda”

Es un auténtico misterio musical la capacidad de Damon Albarn para componer sin límites de ningún tipo, ni en género ni en número ni en calidad. Se llenarían varias horas de reproducción con una lista que agrupará sola y estrictamente lo mejor de su carrera, desde Blur hasta su disco solista. “Andromeda”, tan sexy como irónica, entró sin mucho esfuerzo a esa selecta lista.

12: Future Islands, “Ran”

Muchos creyeron que sería una triste llamarada de petate este grupo de synthpop, que se hizo mundialmente famoso por una acalorada presentación en el show de Letterman. Aunque The Far Field no superó el éxito de Singles, temas como “Ran”, de una perfecta circularidad pop, confirman que hay Future Islands para rato.

11: Radiohead, “I Promise”

El año pasado la banda inglesa entregó uno de los mejores discos de toda su discografía; en 2017, de una forma más discreta, celebraron los 20 años de su obra maestra, el Ok Computer, recuperando 3 lados B perdidos que bien podrían haber sido sencillos rotundos. “I Promise”, una balada de Tom Waits interpretada por el mejor U2, nos regresó a 1997 y nos recordó con exactitud por qué nos enamoramos de Radiohead hace 20 años.

10: The XX, “I Dare You”

Este año el trío inglés se consolidó como uno de los referentes indiscutibles de su generación. I See You, mucho más sofisticado y alegre que sus antecesores, es el disco donde más se ha notado la discreta pero prodigiosa mano de su dj, Jamie XX.

9: Fleet Foxes, “Third of May”

Cuando muchos creían que había muerto el grupo que revivió las intrincadas armonías vocales en la década pasada, Crack Up apareció como un deslinde con la accesibilidad de los trabajos anteriores de la banda de Seattle. Tan inteligentes como intrépidos, los Fleet Foxes han radicalizado con tino la agresividad acústica que los distinguió desde su primer álbum.

8: Björk, “Blissing Me”

Es un enigma cómo Björk nos sigue cautivando sin mostrar desgaste alguno luego de más de 20 años de carrera. Acaso la clave esté en que nunca fue propiamente una artista pop, sino una compositora de música de cámara, una artista rotunda, que por azar terminó componiendo música para MTV.

7: Father John Misty, “Total Entertaintment Forever”

Muy probablemente Pure Comedy es el mejor disco del año, pero aún si nadie le diera esa distinción, sí es indiscutiblemente la obra maestra de su autor. Su destreza para entregar de forma tan bella las malas noticias (tanto políticas como metafísicas) bien podrían convertir a Father John Misty en el más notable heredero de Dylan que tenemos hoy en día.

6: Queens of the Stone Age, “Fortress”

Las expectativas sobre el nuevo trabajo de los Queens eran más que enormes. Aunque muchos juzgan que no estuvieron a la altura de su anterior disco, ciertamente la continuidad en el sonido hace parecer a Villians un digno disco 2 de ...Like Clockwork. Dedicado a la hija de Josh Homme, “Fortress” es por mucho el mejor tema de Villians.

5: Arcade Fire, “Put your Money on Me”

Everything Now causó sentimientos encontrados entre los fans de la agrupación canadiense. Aunque el giro bailable es aplaudible, pareciera que Arcade Fire perdió su filo característico. Sin embargo, este tema tiene toda la magia que siempre nos ha cautivado de Arcade Fire montada sobre su nuevo sonido, un tanto más sofisticado y menos orquestal. Probablemente de las mejores 5 canciones que haya compuesto el grupo en su historia.

4: The War on Drugs, “Holding On”

Como Haim, The War on Drugs ha hecho del abierto homenaje a los ochenta un estandarte digno. Aunque su nuevo disco abandonó ligeramente los temas largos y las intrincadas atmósferas de dream pop, temas como “Holding On”, una versión súper estilizada de sus anteriores hits, nos hacen suponer que, lejos de renunciar, el grupo solamente está madurando con decoro.

 

3: The National, “Day I Die”

Sleep Well Beast es por mucho el álbum más arriesgado del quinteto neoyorkino, tanto por sus temas políticos como por su elaborado sonido electrónico. Por fortuna, los riesgos valieron la pena en canciones como esta donde las rápidas baterías de siempre están acompañadas de una desgarradora ironía; como siempre, The National se distingue por componer temas de una belleza atroz donde la inteligencia no se divorcia de la emoción.

2: Alvvays, “Dreams Tonite”

Aunque nadie dudaba de su talento, pocos esperaban que el grupo canadiense fuera capaz de entregar un disco rotundo donde las melodías pop y y las guitarras lowfi dejan de parecer un remedo del britpop de los noventa. En ese sentido, por su humilde maestría, Antisocialites es uno de los discos más sorprendentes del 2017. Si una lección nos dejó Alvvays es que aún se pueden componer enormes temas con solo una guitarra y una voz.

1: Kendrick Lamar, “DNA”

Todos lo sabemos: Kendrick Lamar es, no solo el más grande artista del año, sino de la década. Su destreza verbal y su agudeza a la hora de componer lo han convertido en el músico más influyente de nuestros tiempo. sus discos despiertan un fervor en la crítica que antes solo llegó a despertar Radiohead. Con DAMN, Lamar no solo se coronó como el letrista de nuestra generación sino como un maestro del porvenir, gracias a temas como “DNA” donde el reconocimiento de una herencia cultural es un testamento político.

Publicidad