¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Kazuo Ishiguro gana el Premio Nobel de literatura

Portada: Reuters

Este jueves, la academia sueca ha entregado el Premio Nobel de Literatura a Kazuo Ishiguro. El británico, de origen japonés, es el segundo autor de habla inglesa consecutivo que recibe el galardón, tras Bob Dylan, que ganó en 2016 por su extensa carrera como letrista y poeta. Esta vez, el premio no se llena de tanta polémica y fue entregado a un escritor con una amplia carrera, que cuenta con más premios literarios para su obra, como el Premio Booker en 1989. (vía: El País)

El jurado encargado de dicataminar al ganador, resaltó que sus trabajos tienen una “gran fuerza emocional que han descubierto el abismo bajo nuestro nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. Su obra tiene una gran cantidad de títulos que lo han logrado colocar en la lista de los mejore escritores británicos de todos los tiempos de la revista The Times.

Entre sus obra destacadas están Los restos del día (1989), que lo consagró como un referente de la literatura europea contemporánea; Nunca me abandones (2005), que fue adaptada al cine; también el guión de The Saddest Music in the World, que posteriormente Guy Maddin tomó en 2003 como director; The Gourmet, para la BBC entre varios otros, que van desde el guión hasta el relato corto. (vía: BBC)

Su tema ha sido comúnmente la angustia y el tiempo. La pesada losa que el tiempo y la eternidad de los instantes como un fin que nunca llega, son lo que ha convertido a Ishiguro en la figura literaria que es.  No se trata de un estilo asfixiante, que con el pasar de las páginas llena de desesperanza al lector, sino, hasta cierto punto, una decepción amable. La aceptación es el fin de Kazuo, no así una angustia irreparable o una tragedia inminente.

Kazuo recibió la llamada que lo acredita como el ganador y aceptó el premio inmediatamente, regresando la solemnidad a esta premiación que se vio totalmente dinamitada por la actitud de Robert Allen Zimmerman el año pasado. Nuevamente, el premio responde a un tinte político para muchos, relacionándolo directamente al tema Brexit, pues Ishiguro es un inmigrante japonés en el archipiélago británico. (vía: BBC)

De cualquier manera, la calidad literaria del trabajo de Kazuo Ishiguro no está en entredicho como sí la estuvo la de Dylan y, nuevamente, el gran ganador de la conversación y perdedor de la contienda es Haruki Murakami, que sigue sin ser laureado y reavivando la conversación de lo “occidental” de los premios de literatura (aunque su estilo y temas sean ya muy alejados de la cultura oriental).