Gracias a Una mujer fantástica se reanuda debate trans en Chile

Una mujer fantástica es por mucho uno de los films más apasionantes que se hayan rodado en Latinoamérica en los últimos años. Su ocurrió este domingo pasado cuando se llevó el Oscar a Mejor Película Extranjera. El súbito éxito de esta película chilena que narra la historia de Marina, una mujer trans, ha sido tan arrollador que ha obligado a más de un conservador chileno a posicionarse sobre el tema y, sobre todo, ayudó a que se reanudara la discusión en torno a la ley de género en Chile.

Antes de que acabe la semana, Chile podría garantizar a las personas trans que se respete legalmente su identidad de género en buena medida gracias a esta película que les dio un Oscar. Y nos decían que la ficción no sirve de nada, eh.

Andar con una INE que no corresponde a tu género es tan inútil y problemático como andar con la INE de alguien más.”

Chile no tiene una ley que reconozca explícitamente el derecho a que se reconozca la identidad de género. Como bien se sabe, cuando no se garantiza a tener una identificación acorde a nuestro género, muchos otros derechos se ven vulnerados. Servicios financieros negados, empleos perdidos, discriminación por parte de autoridades o prestadores de servicios al ver una discordancia entre una identificación y su portador o portadora.

Daniela Vega, protagonista de Una mujer fantástica

Todos esos problemas aminoran cuando la persona transgénero obtiene un papel acorde a su identidad. Andar con una INE que no corresponde a tu género es tan inútil y problemático como andar, simplemente, con la INE de alguien más.

De ahí que, aprovechando el triunfo de Una mujer fantástica, la presidenta Bachelet instruyera que era de “suma urgencia” que se discutiera la ley sobre identidad de género que estaba detenida desde el 2013.

El proyecto ya fue aprobado por los diputados chilenos y ha pasado a ser discutida en una comisión mixta del Senado. Si todo sale bien antes de que Bachelet deje el cargo a Piñera, Chile por fin tendrá una ley que reconozca los derechos de las personas tras.

La misma actriz protagonista de Una mujer fantástica, Daniel Vega, ha declarado hoy:en mi carnet hay un nombre que no es mi nombre”. Esto lo dijo tras la reunión del elenco de la película con la presidenta Bachelet.