Tras un año de obras, Mancera anuncia reapertura de Glorieta de Insurgentes… como pista de hielo

Se estrenará Glorieta de Insurgentes... pero como pista de hielo

Después de más de un año de trabajos, de volver un caos una de las estaciones con más densidad de usuarios de de la línea 1 del metro de la Ciudad de México, pareciera que ya estará lista para su inauguración… como una segunda pista de hielo.

En entrevista para anunciarlo, el Jefe de Gobierno (y frustrado candidato presidencial) Miguel Ángel Mancera, anunció que las obras de renovación por fin terminaron, pero que, en lugar de reabrir de forma normal la glorieta, prefirieron instalar ahí una segunda pista de hielo como la que, año con año, se construyen en la plancha del Zócalo capitalino.

“Vamos a aprovechar toda la intervención que se hizo a la Glorieta de los Insurgentes que en otro tiempo se volvía en una convocatoria de comercio informal y que ahora vamos a darle ese sentido a la propia Glorieta; la vamos a convertir en una zona para que la gente la visite y pueda tener esta convivencia con una pista de hielo más en la Ciudad de México” (Vía: El Universal)

La pista será de 400 metros cuadrados y operará con el mismo horario que la del Zócalo: las taquillas abrirán a las 8:30 y comenzarán a recibir al público a las 10 de la mañana; el último ingreso sería a las 8:30 de la noche y se cerrará a las 10 de la noche.

Según Jaime Slomianski, director de la Agencia de Gestión Urbana, a la Ciudad no le costará nada la instalación y mantenimiento de la pista, pues se logró a partir del “apoyo de patrocinadores”, una táctica ya común en la administración de Mancera. (Vía: Excélsior)

Algo se le va (como siempre) a Mancerita: la plaza, el espacio público, como un Centro de transferencia modal o una glorieta que ha sido abandonada por las autoridades pero ocupada por sus usuarios, habitantes y frecuentes, es un punto de socialización. Son espacios como estos, donde (de hecho) por la ausencia de la autoridad y el Estado se han construido formas de “construir” formas de convivencia, socialización y civilidad de las que parten y a las que llegan otras búsquedas.

No es por nada que miembros de la comunidad LGBT+ y “tribus urbanas” (con ese tono condescendiente el tío que dice entender pero no entiende nada) frecuentaban esa glorieta para conocerse, dialogar y, sí, también ligar; sin la mirada que juzga (o a pesar de ella) es que otras identidades son posibles y, con ello, otras formas de defender lo colectivo y el espacio público.

https://twitter.com/cdmexeneltiempo/status/936342802283118592

Sí, tanto en esa plaza como en los Cetram hay problemas graves, como delincuencia, abandono de infraestructura y otros que no deberían de ser considerados males (sino síntomas de problemas mucho más complejos) como venta y consumo de drogas, prostitución y personas en situación de calle.

No, una pista de hielo no la “recupera” para las familias, sino para el mercado.