¿Que habría pasado si México hubiera ganado la guerra contra EEUU?

Si no podemos con el territorio que tenemos...
México poseía casi cuatro millones de kilómetros cuadrados, entre provincias y territorios, tras su independencia en 1821. (Fuente: Twitter)

Mucho se ha especulado con respecto a la perdida de más de la mitad del territorio mexicano a partir de 1845. Este hecho histórico ha mantenido su importancia a lo largo del tiempo y se ha posicionado como uno de los grandes traumas de la historia política mexicana. 

La gran derrota” ha sido sumamente estudiada por los historiadores; tanto las causas de la anexión como sus consecuencias. En este sentido, existen diversas vertientes históricas que demarcan diferentes caminos para la historia mexicana y su desarrollo económico.

La guerra de Estados Unidos-México concluyó el 2 de febrero de 1848 con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo que para entonces fue titulado «Tratado de Paz. (Fuente: Twitter)

¿Qué fue lo que se perdió?

Después de que el Congreso estadounidense declarara la guerra el 13 de mayo de 1846, el Estado Mexicano perdió más de dos millones, 500 mil kilómetros cuadrados:

En 1836, Texas; entre 1846-1848, prácticamente la mitad del territorio, en 1853, La Mesilla; casi 80 kilómetros cuadrados más al sur de los estados de Arizona y Nuevo México. (Vía: WRadio)

Bien sabida es la dimensión territorial perdida, sin embargo, valdría la pena destacar la relevancia de zonas específicas yacentes dentro del territorio anexado; tal es el caso de los estados de California y Texas.

México poseía casi cuatro millones de kilómetros cuadrados, entre provincias y territorios, tras su independencia en 1821. (Fuente: Twitter)

California, también conocido como “The Golden State” es considerado el más innovador y prospero del país, mientras que Texas es en la actualidad el epicentro mundial de la industria energética y cuyo producto interno bruto (PIB) es de US$1.6 billones, mayor que el de todo México, el cual llega a US$1.046 billones.

Si se sumara la riqueza únicamente de estos dos estados, México se convertiría en la tercera economía mundial con un PIB de US$5 billones al año. (Vía: BBC)

Sin embargo, es necesario recordar la complejidad del contexto mexicano durante el Siglo XlX; al mantener la centralización del poder político y económico en la Ciudad de México, el norte de la República carecía de un control político y había una extrema escasez poblacional.

En este sentido, la debilidad institucional de la periferia del país fue un factor esencial para la anexión de los territorios.

Por otro lado, la ambición de expansión estadounidense durante ese periodo fue determinante; “America para los Americanos” fungió también como un lema de apropiación de territorios vulnerables y cercanos.

Lo cierto es que, existe una gran probabilidad que el nivel de prosperidad de esos territorios sea un mérito meramente estadounidense, y que, si se hubiera mantenido como parte de México tal vez no habrían sido aprovechados y explotados a cabalidad.