¿Por qué era tan común el travestismo entre las tropas Nazi?

Cientos de fotografías, recuperadas por el artista Martin Dammann, revelan una historia poco contada de las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial: la generalizada aceptación tácita del travestismo entre los soldados alemanes.

Martin Dammann es un fotógrafo e historiador amateur que ha dedicado las últimas dos décadas de su vida en reunir, rescatar y recuperar algo que, hasta hace poco, estaba en el olvido: los álbumes de travestis durante la Segunda Guerra Mundial.

En entrevista para Der Spiegel, Dammann explicó cómo ha logrado reunir fotografías tomadas en toda Europa y el norte de África, lo que revela que esta práctica dentro de las filas de la Wehrmacht era tan común como generalizada y, si bien “oficialmente” era condenada, las mismas fotografías revelan altos mandos compartiendo escenario con los soldados en personaje.

Soldados nazi en ropas de mujer: una práctica común durante la Segunda Guerra Mundial
Soldados nazi en ropas de mujer: una práctica común durante la Segunda Guerra Mundial

Probablemente te estés preguntando cómo es que pueden convivir en el mismo régimen totalitario una política de genocidio contra los homosexuales (alrededor de 100 mil arrestados y 15 mil en campos de concentración, según cifras conservadoras) y una práctica como ésta. Y, como siempre, la respuesta está en lo que ocurría en Berlín y en Alemania completa antes del encumbramiento del Tercer Reich.

De acuerdo al libro de Dammann, Soldier Studies, el momento en el que los Nazis se hicieron del poder fue también el punto más alto de la contracultura cabaretera de Berlín: una época dorada del teatro de vodeville, cabarets y teatro burlesque que eran expresiones ricas, diversas y sexualmente abiertas a todo tipo de experimentaciones. (Vía: National Post)

El Berlín de las entreguerras fue una ciudad donde la hiperinflación, el hambre y las fiestas ocurrían en el mismo lugar. Y esta contracultura sobrevivió, si bien oculta, escondida y sojuzgada, el ascenso y la caída del Tercer Reicht.

¿Hay una contradicción entre un imperio (o el intento de un imperio) que asesinó a miles de homosexuales con soldados que hacían drag? No necesariamente, a lo mucho, lo que podría demostrarse es que hay formas de expresión cultural que resisten a las más brutales represiones.

Dammann ha expuesto su colección en diversos museos alrededor del mundo, y su trabajo ha sido replicado en las investigaciones de prácticas semejantes en otros ejércitos del mundo.

Por: Redacción PA.