Sí, muchas veces Gabo dijo que nunca aceptaría que se hiciera una adaptación de esa novela; pero ¿es la misma televisión que tenemos ahora a la que vio él?

Netflix anuncia serie basada en Cien Años de Soledad

Netflix anuncia serie basada en Cien Años de Soledad

En pleno cumpleaños de Gabriel García Márquez, Netflix Latinoamérica aprovechó para anunciar que, luego de una larga negociación con los herederos del premio Nobel, por fin adquirió los derechos para desarrollar una serie original sobre Cien años de soledad.

Es cumpleaños de “Gabo”, su cumpleaños 92, para ser más exactos. Todos los años, las mariposas amarillas y la canción de Óscar Chávez aparecen en todos lados, especialmente en tres países latinoamericanos que fueron su hogar: México, Cuba y Colombia.

Buena parte del imaginario colectivo de García Márquez parte de Cien Años de Soledad, lo que ha hecho que el Gabo cuentista y el Gabo periodista hayan quedado un poco en la oscuridad. Pero la novela, evidentemente, tiene sus razones para ser considerada, todavía, como una de las piezas fundacionales de la identidad latinoamericana moderna.

Si bien en no pocas ocasiones la obra de García Márquez ha sido adaptada al cine y la televisión (con resultados variados, pero generalmente de forma mediocre), constantemente rechazó en vida las ofertas para llevar al cine o a la televisión su novela estrella.

En no pocas ocasiones, Gabriel García Márquez declaró sus dudas e incertidumbres respecto estos medios. De forma muy semejante a la de los escritores de su generación, creía que había una especie de jerarquía respecto a medialidades y el libro superaba a la televisión y al cine.

Eso no significa que García Márquez despreciara el cine (la televisión sí, aunque llegó a trabajar en el medio), estudió guionismo y fundó una de las escuelas de cine más prestigiosas de América Latina, la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba. (Vía: El Mundo)

Cuestionado por The New York Times sobre las pasadas declaraciones de su padre respecto a las adaptaciones de su obra, su hijo y heredero, Rodrigo García, declaró que no es la misma televisión que se produce ahora a la que conoció su padre y que la decisión, tomada junto con Netflix, podría abrir nuevos caminos para la obra de su padre:

“No fue una decisión sin complicaciones, para mí, mi hermano o mi madre. Se siente como que se abrió un gran capítulo, pero también que se cerró uno muy largo” (Vía: New York Times)

Una serie, un libro, un cómic, una novela, un cuento, todos son formatos diferentes, más que “versiones” de una misma historia, son historias diferentes, con medios y públicos diferentes (aunque seamos los mismos viendo y leyendo y consumiendo). ¿Con qué ojos juzgaremos esta nueva serie?: ¿los de Gabo o los nuestros?