¿Cómo medimos el discurso político?