Las cabezas de cuatro hombres fueron halladas en el cofre de un auto en el municipio de Sayula de Alemán en Veracruz. Estos cuatro asesinatos se los adjudicó el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y en el mismo auto dejaron una cartulina con un mensaje, una escoba y una botella de cloro. (vía: Proceso)

El vehículo fue abandonado en la carretera de Sayula, donde la policía federal acudió después de recibir el reporte del crimen. Dentro de la unidad también fueron hallados los cuerpos desmembrados de las cuatro personas ultimadas, todos semidesnudos y aún no se conoce la identidad de ninguno de las personas que fueron asesinadas por este cártel.

CJNG dejó cuatro cabezas decapitadas en auto por "limpia" delincuencial en Veracruz
Foto: Regeneración

El mensaje dejado en el lugar aludía el acto a una supuesta “limpia” delincuencial que el organismo de delincuencia (oh, la ironía) organizada planea llevar a cabo dentro de la entidad. No se sabe más al respecto, pero eso fue aludido de manera irónica con la escoba y la botella de cloro encontrada en el mismo auto.

La zona de Sayula de Alemán es conocida por el tráfico de migrantes y asalto a automovilistas y transportistas, siendo una de las partes más conflictivas de Veracruz. Así mismo, esta no es la primera ocasión en el año que se han encontrado cabezas decapitadas en el Estado veracruzano. El cinco de enro también hubo un hallazgo de cinco cabezas desprendidas de sus cuerpos y dejadas abandonadas en un taxi en Tlacotalpan. Ambos casos están siendo investigados por la PGR. (vía: Milenio)

Animation Domination Fox Gif By gif - Find & Share on GIPHY

Sólo transcurrió una semana entre un hecho y otro, por lo que parece que la ola de violencia en todo el país seguirá en niveles altos. No sólo es Veracruz; la violencia y la inseguridad son un mal constante y duradero en México. Recientemente Estados Unidos actualizó su lista de riesgos de viaje y México tuvo cinco ciudades con riesgo de nivel tres, que es equiparable a un país en guerra. Sólo podemos esperar que 2018 no sea también un año de récords en violencia como lo fue 2017.