“Viajar es una parte obligada del trabajo de gobernador.” Así abre la investigación especial que Mientras Tanto en México realizó sobre los viajes que tú, yo y todos pagamos a los jefes del ejecutivo estatal para que, bien o mal, representen a sus gobernados.

Mucha de la información de gasto corriente (los gastos cotidianos que cualquier oficina y casa hacen… pero a nivel institucional) siempre es difícil de localizar para un medio: algunos gobiernos deciden “no guardarla”, otros la conservan como “información confidencial” y otros, aunque la mantienen pública, la llenan de más información que, lejos de informar, hace ruido y confunde a quienes buscan algo específico.

En ese sentido, el trabajo de MTM es impresionante porque no pidió la información de uno o dos estados, sino de los 31 gobiernos estatales y del Jefe de Gobierno de la CDMX sobre sus viajes a lo largo del sexenio que esté corriendo. De los 32, sólo 15 respondieron.

Gobernadores que están en la mira de la Procuraduría General de la República (PGR), como los de Nayarit, Zacatecas y Morelos han gastado mucho menos de lo que se hubiera pensado (si tomamos en cuenta las sumas millonarias por las que los acusan).

Sin embargo, dos nombres saltan tanto por la cantidad gastada como por el poco tiempo que llevan en el cargo: José Ignacio Peralta Sánchez, gobernador (sí, adivinó, querido lector) priísta de Colima con poco más de un año en el cargo, y Carlos Manuel Joaquín González, gobernador de Quintan Roo con menos de seis meses en el puesto.

Peralta Sánchez ha gastado en ese año $14 228 635 pesos, mientras que el sucesor de Roberto Borge (sí, ese otro gobernador del “Nuevo PRI” que apenas hace poco fue extraditado de Panamá) ha “invertido” en viajes a su estado, el resto del país y el extranjero $41 088 845 pesos, esa cifra es mucho más de la suma de todos los gobernadores (menos Peralta)… y, de nuevo, sólo tiene seis meses en el cargo.

Según estimaciones de MTM, si Joaquín González sigue gastando en viajes como lo ha hecho, para el final de su sexenio, se habrá gastado un cuarto de todo el dinero que acusan que su sucesor “desvió” en su pasada administración. Quien entró al Palacio de Gobierno en Chetumal prometiendo terminar con la corrupción y la vida de lujos de su antecesor, parece ser, se ha olvidado muy rápido de lo que dijo en la campaña.

La publicación de MTM forma parte de una investigación especial pensada para cuatro entregas, no te pierdas cada una en su página.