Aunque sus nombres siguen teniendo una marca simbólica que a veces raya en lo cruel, las tres estatuas que coronaban el cubo del reloj de la Catedral Metropolitana, talladas por su arquitecto, Manuel Tolsá, tuvieron que se retiradas para su restauración.

Obras para descender la Caridad de la Catedral metropolitana
Obras para descender la Caridad de la Catedral metropolitana

El sismo del pasado 19 de septiembre resquebrajó y casi destruyó por completo a “La Esperanza” (de nuevo: nada simbólico ahí), una de las tres virtudes teologales que rodeaban el reloj de la Catedral. Los daños a las otras dos estatuas fueron significativos, por lo que autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recomendaron que fueran retiradas, resguardadas y restauradas.

“La Fe” y “La Caridad” fueron descendidas de lo alto de la Catedral a través de un complejo y muy detallado plan para no afectar a las estatuas ni a la estructura de la Catedral: el frontispicio del Sagrario presentó daños menores que ya están siendo atendidos, afortunadamente, las torres y cúpulas de la nave mayor quedaron intactos.

Desde las 8 de la mañana hasta la tarde del día de ayer, el trabajo coordinado entre el INAH, la UNAM y la empresa CAV, Diseño e Ingeniería, desmontaron las estatuas y las colocaron dentro de la curia de la Catedral, donde serán resguardadas y restauradas por el INAH.

La Catedral no se quedará pelona: en su lugar se colocarán réplicas para proteger de más daño a las esculturas originales.

Sí: la Catedral tendrá Fe, Esperanza y Caridad piratas… bueno, piratas con certificado, pero piratas.

Si llegó el punto, querido lector, en el que se pregunta por qué no estuvo involucrada la Iglesia Católica o la Arquidiósesis en la restauración de las estatuas, de hecho es bastante simple: la Iglesia no es dueña de la Catedral ni de ningún edificio de culto en México (gracias, Plutarco Elías Calles): son propiedad del Estado mexicano y, por lo mismo, depende del Estado mexicano su cuidado y mantenimiento.