El ya fallecido líder y fundador de la orden de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, fue uno de los personajes que aparecieron en las filtraciones de los Paradise Papers publicadas por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), las cuales muestran movimientos financieros de distintos empresarios, políticos, actores, cantantes y organizaciones religiosas hacia paraísos fiscales, específicamente en la constitución de sociedades offshore.

Lo que muestran estos documentos es que Maciel, famoso por sus escándalos de abuso sexual a menores, es que su fortuna, obtenida por la construcción de un imperio educativo, fue posible gracias a las sociedades offshore en paraísos fiscales, ya que a través de este esquema pudo sacar del país cantidades cuantiosas de dinero y así evitar pagar impuestos en México.

En los documentos revelan que fue en 1994, año en que Maciel festejaba sus 50 años de sacerdocio en un evento en el Palacio de los Deportes en Ciudad de México, cuando se fundó la sociedad offshore en las Islas Bermuda: “International Volunteer Services”, la cual fue diseñada y operada por el despacho legal Appleby, firma que se encuentra en el centro del escándalos de los Paradise Papers.

Maciel

Dos años antes, Maciel y su círculo más cercano, habían fundado “The Society for Better Education”, también en Bermudas. Esa empresa, junto con “International Volunteer Services” eran el vehículo para transferir recursos al fondo fiduciario Ecyph Limited establecido en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas.

Estas sociedades offshore le permitieron sacar del país los recursos producto de su imperio educativo con la finalidad de no pagar impuestos en México. Para darnos una idea del tamaño del imperio de Maciel, hasta mediados de los 90, los Legionarios de Cristo tenían escuelas en 16 países de los 5 continentes; las más famosas son la Universidad Anáhuac con sede en CDMX, así como el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum y el Colegio Maria Mater Ecclesiae ubicados en la ciudad de Roma; solo la Anáhuac genera el día de hoy ingresos por más de 300 millones de dólares.

Hay que recordar que cuendo Maciel y su círculo cercano formaron esas empresas, no existía un intercambio de información financiera entre México y las islas Bermudas, por lo que es poco probable que esos recursos hayan desviados sin notificar a las autoridades fiscales mexicanas. Además, todo el control financiero de los recursos de los Legionarios de Cristo se hacía de manera centralizada en Roma, en donde Maciel tenía todo el control sobre los recursos de la orden.

Maciel offshore

La formación de la sociedades offshore entre 1992 y 1994 coinciden con la expansión del imperio educativo de Maciel, que actualmente da servicios a 166 mil países, entre los que están: México, Argentina, Suiza, Estados Unidos, Irlanda, España, Italia, Colombia Brasil y Chile. En conjunto, todas esas instituciones educativas otorgan ganancias a la orden por más de 600 millones de dólares, es decir, más de 2 mil millones de pesos.

Además de las sociedades offshore en Bermudas e Islas Vírgenes Británicas, los Paradise Papers muestran que los Legionarios de Cristo también tenían cuentas en: Jersey, Suiza, Luxemburgo, Liechtenstein, Delawere y Holanda. (Vía: Animal Político)