La región nor-occidental de Irán de Kermanshah, en la frontera con Irak, fue impactada la noche del domingo por un sismo con intensidad de 7.3 grados. El número de víctimas fatales se estima en 341 en Irán y 7 en Irak, hay miles de heridos y damnificados.

Alrededor de las 9:20 de la noche, hora local, un sismo sacudió Irán, Kermanshah fue la región más afectada y una pequeña parte de Irak. La ciudad de Sarpol-e Zahab es considerada por autoridades iraníes y la Luna Creciente Roja la principal zona de emergencia, con alrededor de 236 personas muertas. (Vía: The Guardian)

La ciudad sólo tiene un hospital y colapsó en medio del sismo, enterrando con él cientos de personas, enfermos y personal médico que está siendo necesitado con urgencia en toda la región.

El epicentro, lejos de una falla o de la zona de contacto entre dos placas tectónicas y cerca de la superficie, hace de este sismo uno casi idéntico al que sufrimos en la Ciudad de México, Morelos y Puebla el pasado 19 de septiembre: graves daños a estructuras altas y no reforzadas. (Vía: El País)

El gobierno iraní ya activó sus mecanismos de emergencia: tanto el presidente, Hassan Rouhani, y el Supremo Líder, Ayatollah Ali Khamenei, ya se han trasladado a la zona de desastre para coordinar la ayuda y los cuerpos de búsqueda y rescate de heridos y víctimas.

Contrario a otras emergencias en el mundo, Facebook no ha activado aún su “safety check”, una aplicación dentro de la red social que permite dar a conocer a tus contactos que estás bien, además de que permite coordinar a quienes necesitan ayuda con quienes la pueden ofrecer. (Vía: The Guardian)

El sismo llegó a sentirse en las capitales de los dos países, Bagdad y Teherán, sin embargo, fuera de crisis nerviosas y daños menores, hubo saldo blanco.

Muchos de los habitantes de los dos países recuerdan aún la guerra entre ellos: bombardeos de artillería y aéreos generaban sismos y no era raro ver caer edificios por ello. Varios confundieron en un principio el movimiento telúrico con un ataque aéreo. (Vía: El Universal)

Aunque la zona técnicamente es considerada de alto riesgo sísmico, desde diciembre del 2003 no se había registrado un movimiento de esta intensidad y con estos daños.

En otra parte del mundo también se registró un sismo: en Costa Rica de una magnitud de 6.9 grados. Alrededor de las 8:25 de la tarde de ayer, el sismo golpeó el país centroamericano. Se registran dos víctimas por infartos, aunque no se registran daños de gravedad. A diferencia del ocurrido en Irán e Irak, este sismo ocurrió por “lo de siempre”: un movimiento en las placas tectónicas. (Vía: El Universal)