Recientemente estuvieron de gira en México los controvertidos escritores argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez. Apoyados por Dabdoub y simpatizantes del Frente Nacional por la Familia y el ConFamilia, los autores hicieron una gira por México para promocionar El libro negro de la nueva izquierda. (Vía: Aciprensa)

Según los dos autores, que se dicen detractores de lo que ellos llaman “ideología de género” estuvieron de gira por México, según ellos, sin buscar discriminar a nadie. Ellos se jactan de no tener un discurso de odio ni homofóbico, sin embargo los videos de sus conferencias dicen otra cosa. 

En un video de su conferencia en Puebla, el autor argentino aseguró que “la ideología de género abre la puerta a perversiones como la pedofilia”. Como, a su parecer, “la ideología de género barre con todo límite”, qué le podría impedir moralmente a un pedófilo relacionarse con un niño y buscar que estas relaciones sean respetadas por la ley.

Según Laje, filósofos y filósofas feministas o que atendieron asuntos de género y sexualidad, apoyaron abiertamente la pedofilia. Cita, aunque sin ofrecer fuentes, a Foucault y Simone de Beauvoir como partidarios de la pedofilia. 

Por otro lado, en el mismo video asegura que los pedófilos con actividad política usan los argumentos de la “ideología de género” para buscar que se aprueben sus intereses. Hay muchísimos problemas con sus declaraciones. El primero es que estos citados filósofos y sociólogos no apoyaban la pedofilia.

Foucault, famoso por problematizar desde un punto de vista ideológico y político la sexualidad, analizó el problema de la pedofilia desde una perspectiva sociológica (es decir, científica). ¿Analizar un fenómeno te hace partidario del mismo? La ciencia debe explicar y analizar los fenómenos más allá de la subjetividad, los prejuicios y la moral, aún si son temas que nos escandalizan, aún si son temas inmorales. ¿O acaso un sociólogo especialista en secuestros es partidario del secuestro?

Un siguiente problema con los dichos de Laje radica en una falacia: ¿que alguien use para su interés (sea moral o inmoral) los argumentos de otra discusión invalida la fuente original? ¿El mal uso que pueda hacer un católico de los dichos de la Biblia invalida al catolicismo? Claramente no.

De ahí que los temores de Laje sean infundados y difamatorios. Es lamentable que alguien desprovisto de argumentos científicos se considere adalid de la ciencia; y, para colmo, recurra a falacias. Porque, además, su mayor pero a lo que llama “ideología de género” es, justamente, “ideologizar la sexualidad” con “fines políticos”, como si su opinión no fuera ideologizada y no tuviera fines políticos.

Por que sin duda la opinión de Laje tiene fines políticos: buscar que no se apruebe el matrimonio igualitario o que se niegue el cambio de acta de nacimiento a una persona trans son un acto político derivado de una ideología. ¿Para qué jugar a que defiende “lo natural”? ¿Para qué fingir que sus ataques no son discriminatorios?

En su conferencia de Puebla no fue la primera vez que lanzó esas acusaciones difamatorias; tampoco será la última vez que lo haga. Pero está en nosotros desmentirlo las veces que haga falta.

Y, por cierto, si la naturaleza de verdad le pusiera límites a la sexualidad hay muchas prácticas que simplemente no existirían.

Si alguien tiene el deseo de de verdad leer a Foucault y lo que investigó y reflexionó sobre la sexualidad aquí puede consultar los tres tomos de su Historia de la sexualidad.