El sábado pasado la Policía de Copanatoyac, Guerrero, encontró cuatro cuerpos en la carretera federal Tlapa-Marquelia. La Fiscalía General del Estado confirmó a El Sur que en total se hallaron los restos de 14 personas en la barranca. Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, confirmó el lunes por la noche el hallazgo de los cadáveres de seis hombres, seis cabezas y dos osamentas en ese lugar.

Algunos de los restos de las víctimas, informa Sin Embargo, fueron decapitadas, otras fueron encontradas semicalcinadas y algunas más devoradas por animales de rapiña. Se cree que entre los cadáveres pudieran estar los de personas desaparecidas o secuestradas. Unos pueden ser de hace un mes, mientras que los cráneos podrían estar ahí desde hace un año.

El mismo medio señala de manera extraoficial que uno de los cuerpos que no tenía cabeza podría pertenecer a Vladimir Gómez. Su cabeza fue dejada en Atlamajac, en Tlapa, Guerrero, con un mensaje que decía “Una rata menos que venía dañando a la gente de Atlamajac, Alcozauca, Tlapa. Vladimir sobre aviso no hay engaño, gente no se espante de esto es por rata”, según El Sur.

El sitio donde los restos fueron encontrados es un barranco de 90 metros de profundidad en el municipio de Copanatoyac, uno habitado por cerca de 17 mil habitantes.

Sin Embargo relata que en el lugar, el cual aparentemente también se usa como basurero, se hallaron guantes de látex y cubre bocas tirados. Denuncian que es una zona no resguardada por agentes de seguridad o con señalizaciones de indiquen que no se puede acceder a la zona.

Tras el hallazgo de los cadáveres, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, minimizó el incidente, según Emeequis.

“No son tantos muertos”, declaró Astudillo sobre los restos, de acuerdo al medio.

Quizá para Astudillo no son tantos cadáveres al tener en cuenta que en el Servicio Médico Forense de Chilpancingo –donde el espacio sólo contempla 200– hay un exceso de 400 cuerpos en descomposición, mismo que ha generado manifestaciones por el olor. (Vía: Reforma)

También podría ser un número reducido al considerar que desde enero hasta septiembre de este año el Secretariado Ejecutivo ha registrado mil 726 homicidios en la entidad, además de los 48 secuestros reportados por la dependencia.