Durante más de una hora la Avenida Insurgentes se mantuvo cerrada a la altura de Fuentes Brotantes. Este cerco en la circulación se debió a una protesta de padres de familias, quienes exigen aulas provisionales para los estudiantes de la escuela primaria José Azueta.

Tras el sismo la escuela sufrió severos daños que ponen en riesgo la integridad de los estudiantes, también demanda una revisión a las instalaciones.

Por su parte el C5 ha informó sobre el caos vial a consecuencia del cierre y le Metrobus brindó un servicio provisional.

En esta semana hubo por lo menos tres protestas tanto de padres de familias en distintas primarias, como de personas directamente damnificadas por el sismo.