Uno de los fenómenos más tristes e inesperados que trajo el auge de las redes sociales fue el abuso de imágenes íntimas proporcionadas entre parejas. Todos conocen la historia: una ex pareja revela material sensible en redes (desnudos, posiciones sexuales) como una forma de provocar escarnio público y vergüenza.

Esa clase específica de abuso de la intimidad es conocida como revenge porn. El porno de venganza como se traduciría al español, no está contemplada en todas las legislaciones (ahora mismo se considera tipificarlo en México) y no todos los usuarios son conscientes de los peligros de esta práctica.

“¿De verdad queremos darle más información nuestra a Facebook?”

Hasta ahora las medidas para combatir el porno de venganza se han centrado en legislar al respecto en algunos países; por otro lado, muchos usuarios optan por limitar la forma en que comparten su material íntimo. Sin embargo, las medidas en contra de los usuarios que cometen revenge porn han sido, cuando menos, tibias. (Vía: The Guardian)

Ahora, Facebook está experimentando con una medida que a más de uno causa escalofríos: en Australia están llevando acabo un experimento en el que los usuarios pueden enviar libremente sus fotos de desnudos a la red social.

Todo lo que debes saber sobre el revenge porn

Facebook recoge estas fotos comprometedoras y las analiza y procesa para crear una suerte de huella digital, para impedir que otra persona suba la misma fotografía. (Vía: The Guardian)

Aunque expertos en seguridad celebran la medida, sobre todo tomando en cuenta la laxitud con la que se había comportado Facebook anteriormente en este caso, algunos usuarios dudan de la pertinencia de entregarle tu material sensible a Facebook o a cualquier otra compañía informática.

Aunque el experimento de Facebook podría funcionar y mostrar resultados positivos para impedir que gente abusiva revele fotos comprometedoras en la red, a nadie le consta que esta compañía o cualquier otra hará un uso pertinente de nuestra información personal.

“Aunque expertos en seguridad celebran la medida, los usuarios tienen reticencias”.

De cualquier forma, las grandes compañías informáticas ya están en posesión de mucha de nuestra información más sensible. El contrato promedio entre un usuario y una compañía informática les permite acceder, analizar y procesar mucho del contenido que depositamos en ellas.

Como un ejemplo, está el reciente caso de usuarias de Apple que descubrieron que sus teléfonos etiquetaban y catalogaban en una carpeta especial las fotos de sus brassieres sin que ellas lo supieran. ¿Quién puede asegurar que alguien más fuera de esta compañía informática no podría acceder a esta carpeta llena de selfies íntimas? (Vía: Código Espagueti)

Por el momento, la moneda está en el aire y expertos de informática y seguridad apuestan a que la medida de Facebook podría contrarrestar este vergonzoso fenómeno que es el porno de venganza. La gran duda es: ¿tú le enviarías tus nude pics a Facebook, así por los lols?