El todavía alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, asistió a un evento que buscaba hablar de la violencia doméstica en su ciudad. Bueno, decir que “asistió” quizá sea una exageración: el ex futbolista solamente estuvo presente durante el discurso inaugural, se levantó y se fue, para la (no) sorpresa de los presentes.

Quizá sea más sorprendente que Cuauhtémoc Blanco siga siendo alcalde municipal que cualquier otra cosa, pero sí: sigue siendo alcalde y sí, sigue haciendo cosas que son dignas de vergüenza, risa y escarnio (todo al mismo tiempo).

Esta vez, en un evento organizado por el Sistema del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal al que estaban invitados todos los alcaldes de Morelos, Cuauhtémoc, como los demás, le entró al convite en la capital. Sin embargo, ni bien terminó el discurso de la titular del DIF, Elena Zepeda de León (sí, la esposa de Graco Ramírez), se levantó y se retiró del evento. (Vía: El Universal)

El día 25 de cada mes se conmemora el “día naranja”, o, como lleva por título oficial, el “Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres”. La conmemoración puede tener muchos problemas, como los que ya te hemos presentado en Plumas Atómicas, pero es la oportunidad para que instituciones y políticos “se vistan de naranja” y hagan discursos muy lindos todos.

Esta vez le tocó a la esposa de Graco Ramírez, la titular del DIF morelense, y en un discurso bastante fuerte, invitó a los hombres que acompañaban al evento a “unirse”:

solamente los hombres que nunca han golpeado a una mujer, que nunca hayan abusado de una mujer, a menos que pidan una disculpa pública; si piden una disculpa pública, entonces pueden estar con nosotras contra la violencia contra las mujeres” (Vía: Saga)

En 1998, el ex futbolista fue acusado de violencia doméstica por su entonces esposa, Maricela Santoyo. La denuncia nunca se concretó como una acusación formal, pero no tardaron muchos en sospechar que la salida del “Temo” se debió o a un cargo de consciencia (lo cual lo pondría en un lugar muy extraño: los políticos que aceptan haber obrado mal), o es de los machitroles que cree que “la violencia de género no existe”.

El cabildo de Cuernavaca, ante la ola de críticas que comenzó a surgir, lanzó un comunicado para excusar a Blanco, sin embargo, lo deja peor parado: según el comunicado publicado sólo a través de Facebook, el alcalde se retiró porque “no dijeron su nombre”… ¡ah! y porque pues no iba a estar aguantando “protagonismos”.

Entonces, el comunicado oficial de su administración es que el señor alcalde es medio berrinchudo con eso de su nombre, o un golpeador de mujeres que lo acepta y sale de un evento en el que se le pidió aceptarlo…

O sea, en pocas palabras, no importa cómo se vea, “el Cuau” queda mal parado… ¿será que quiere seguir siendo alcalde?