En México pocos lugares son seguros si eres mujer, en realidad no sólo se trata de los lugares sino de las condiciones que permiten las agresiones contra una mujer. De acuerdo al INEGI, cada día del último año, 27 mujeres jóvenes fueron violadas dentro de un contexto escolar, es decir, un total 9 mil 876 adolescentes de 15 años o más.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016 del INEGI determinó que 58 mil 997 adolescentes y jóvenes declararon haber sido hostigadas o acosadas sexualmente por parte de autoridades del colegio o institución perteneciente. (Vía: El Universal)

Los maestros manipulan y presionan los estudiantes con el pretexto de poner en riesgo o mejorar su calificación. La encuesta detalló que si la víctima de acoso se negó a tener relaciones sexuales con un profesor o autoridad escolar, alrededor de 21 mil 575 sufrieron una suerte de castigo o venganza por haberse rehusado, es decir, su calificación bajó, fueron reprobadas o simplemente, expulsadas. 

Más de mil quejas por violencia sexual en escuelas públicas: CNDH

La directora ejecutiva de la organización Comenta Diálogo de Saberes, Nisaly Brito Ramírez, explicó que dentro de los contextos académicos a las víctimas de acoso y hostigamientos no se les cree, pues existe una complicidad con la violencia normalizada. 

“La cultura machista no tiene lugar de excepción. Con los adolescentes de 15 a 18 años se juegan muchas condiciones de poder y la lógica que se tiene entre alumna y maestro. […] Existe complicidad dentro del sistema, porque cuando una víctima quiere denunciar a un maestro que es acosador, lo que pasa, por lo regular, es que nadie le cree”, explicó Brito Ramírez.

Pero el hostigamiento y el acoso no terminan en una etapa escolar, si bien, en los primeros niveles académicos las víctimas son más vulnerables, el acoso sexual continua a lo largo de toda la formación académica.

Además del acoso, la mujeres son intimidadas y agredidas: 3.7 millones de alumnas reportaron que por lo menos vivieron un episodio de intimidación a lo largo de su formación académica y 725 mil 497 lo sufrieron en los último 12 meses. 

La encuesta no distingue si las agresiones sucedieron en escuelas privadas o públicas, pero lo cierto es que la violencia de género está construida y permitida en gran parte de los sistemas educativos, en el trabajo, en el entorno familiar y en cada calle por la que circulan las mujeres.