Un nuevo análisis del Citizen Lab de la Universidad de Toronto (el mismo que reveló el espionaje a Carmen Artistegui, periodistas, activistas y miembros de la oposición) confirmó que dos de los abogados de las víctimas del caso Narvarte, Karla Micheel Salas Ramírez y David Peña Rodríguez, también fueron objetivos del sistema Pegasus.

¿Quiénes son los abogados del caso Narvarte?

Los abogados Salas y Peña forman parte del colectivo Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, mismo que coordina la defensa de víctimas de violencia de género, trata y feminicidios en la Ciudad de México, el caso de la red de prostitución que presuntamente dirigió el titular del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, por ejemplo. (Vía: Reforma)

En octubre de 2015, después de que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México declarara que el robo a casa habitación sería la principal línea de investigación en el multifeminicidio y homicidio ocurrido el 31 de agosto de ese año, el colectivo que dirigen Salas y Peña tomó la defensa de las víctimas y exigió que fueran investigados otros elementos que no se tomaron en cuenta.

El patrón de la vigilancia

Para Citizen Lab, que los abogados del caso Narvarte hayan sido objetivos de Pegasus no es “sorpresa”, pues han descubierto una especie de patrón en las ya 21 personas afectadas por el sistema de vigilancia israelí: la gran mayoría son activistas y periodistas que retan la “narrativa oficial en casos de alto perfil”. (Vía: Animal Político)

“Los asesinatos de la Narvarte ilustran excepcionalmente las amenazas contra periodistas y críticos al gobierno en México, y la falta de resolución del caso contribuye a lo que se ha denominado ‘clima de impunidad’. Muchos de estos casos están vinculados al gobierno, a través, por ejemplo, de un reporte en el que se vincula a oficiales del Estado en más de la mitad de las agresiones reportadas contra periodistas. La evidencia del uso de vigilancia digital también sigue creciendo, y es otro frente que añade al clima de extrema amenaza”, dice Citizen Lab en la introducción de su reporte (Vía: Citizen Lab)

Los mensajes para hackear los dispositivos de Salas y Peña llegaron entre septiembre y octubre de 2015, lo que concuerda con el “calendario” de los otros intentos de infección encontrados en México. David Peña no abrió los mensajes que recibió, pero Karla Salas sí, y está preocupada de que se haya podido extraer información sensible del caso Narvarte y los demás que maneja su colectivo, pues, en muchas ocasiones, es información otorgada por personas que ya han sido agredidas por reportar esa información ante las autoridades. (Vía: Milenio)

Respuesta oficial

Hasta el momento, tal como ha ocurrido con los otros 19 casos, no ha habido información de parte del gobierno, a pesar de que, tal como lo reportó R3D y Citizen Lab, las agencias del gobierno mexicano fueron las únicas que pudieron tener acceso a Pegasus. (Vía: R3D)

De nuevo (también, como en los otros 19 casos), el gobierno ha negado cualquier involucramiento en el caso.