Como salido de un chiste de colmos: la noche del lunes 15 de mayo, un camión lleno, con 29 miembros del “cuerpo de élite” de la Policía Federal, la Gendarmería Nacional, fue asaltado por tres sujetos en la Autopista del Sol. Sí, sí leyó bien, querido lector: 3 asaltaron a 29 “super policías”.

Según el reporte oficial (que es de verdad entretenido, se lo dejamos completo al final de la nota), el camión iba de regreso a la Ciudad de México, y ya a nada de llegar, el chofer tuvo que ir a orinar. El muy inconsciente lo hizo “sin autorización”, y luego, a los pocos minutos, frenó el camión porque “una manguera estaba suelta”, tras lo que entraron en el camión tres sujetos armados y despojaron a todos de anillos, carteras, mochilas, celulares y dignidad. El asalto no tardó más de cinco minutos, imaginamos que por el eficiente entrenamiento de la Gendarmería, y apenas terminó, regresaron corriendo a la CDMX a reportar a sus superiores el ataque. (Vía: Animal Político)

Fuera de bromas (si es que se puede) el reporte oficial parece señalar a un solo culpable: el chofer, pues él fue el tuvo que ir al baño, él fue el que frenó el camión por la “manguera”, él fue el que siguió manejando mientras ocurría el asalto… En el mundo civil, no es rara la complicidad entre choferes y asaltantes (a veces son amenazados, a veces son cooptados, a veces simplemente no les queda de otra más que seguir el camino porque está en riesgo su propio empleo), ¿pero no están mejor preparados casi 3 decenas de gendarmes para una situación así? (Vía: Hufftington Post)

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) salió al quite al declarar que ninguno de los miembros de la Gendarmería actuó contra los asaltantes para no “poner en riesgo la vida del chofer”, ya que estaba siendo amenazada; que no estaban uniformados ni con su armamento de cargo porque estaban de descanso y que pues a todos les toca un asalto (ok, quizá eso último no lo dijo la CNS, chance lo pensó). Sin embargo, en el reporte oficial nada de lo que añade la CNS aparece. (Vía: Proceso)

Como lo prometimos, lo dejamos, querido lector, con el reporte oficial del “incidente”. Diviértase un rato, que es viernes y, si asaltaron a la Gendarmería, qué nos queda esperar para nosotrxs.

Con la novedad que aproximadamente a las 22:18 horas el conductor del autobús detuvo su marcha pasando la caseta de cobro de Alpuyeca Morelos aproximadamente 100 metros adelante, con dirección a la ciudad de México, donde bajó sin pedir autorización a orinar, posterior subió al autobús y a los pocos segundos volvió a bajar refiriendo que tenía una fuga de aire en una de las mangueras, fue en ese momento cuando subió en compañía de tres sujetos con armas de fuego cortas, los cuales empezaron a insultarnos, refiriendo que era un asalto, mientras al conductor lo sentaron en el asiento detrás del volante, llevándose celulares, dinero, anillos, carteras, relojes, mochilas entre otras cosas, esto sucedió en un lapso de cinco minutos aproximadamente, posteriormente por seguridad decidimos retirarnos del lugar con destino a base contel, enseguida se dio aviso a la superioridad de los hechos acontecidos, lo que se informa para lo que tenga a bien ordenar” (Vía: Aristegui Noticias)