El pasado lunes, el gobierno cubano firmó un acuerdo con Google que permitirá que páginas como YouTube funcionen 10 veces más rápido; anteriormente Estados Unidos no tenía enlaces directos con Cuba, por lo que el internet era sumamente lento, además de caro, y resultaba casi imposible acceder a determinados sitios.

El convenio se realizó en noviembre, pero apenas esta semana se dio a conocer en una ceremonia encabezada por el presidente de Google, Eric Schmidt, y la directora ejecutiva de la firma de telecomunicaciones estatal cubana, Mayra Arevich. (Vía: Aljazeera)

Google instalará varios servidores para transmitir su contenido de mayor popularidad, eliminando así las distancias que deben recorrer las señales desde Cuba y a través de Venezuela para acceder al servidor más próximo.

cuba-google

El acuerdo elimina uno de los muchos obstáculos para que haya un Internet normal en Cuba, la cual sufre de algunos de los accesos más limitados y costosos del mundo.

Por otro lado, las autoridades cubanas buscan acelerar el proceso de normalización de las relaciones entre su país y Estados Unidos, antes de que el presidente electo, Donald Trump, asuma el poder en enero.

Antes del pacto con Google, Cuba ya había autorizado a tres empresas estadounidenses navegar a la isla el año próximo; una de ellas es General Electric. Este tipo de acuerdos bilaterales se han efectuado desde la declaración de distensión del 17 de diciembre de 2014.

google-internet

Sin embargo, el acuerdo con Google es distinto porque tanto los partidarios de la distensión como los que pugnan por una política hacia el régimen unipartidista de Raúl Castro, consideran que es importante que los cubanos tengan acceso a la información.

Aunque no se espera que la medida ayude, al menos en el corto plazo, a un número importante de cubanos a tener acceso a Internet, al menos dicho acuerdo logrará que mejore el acceso, así como implicaría que los anticastristas del próximo gobierno no podrán deshacerlo. (Vía: Aljazeera)