Luego de la muerte del gorila Bantú, el cual conmocionó a la sociedad civil, tanto expertos en protección animal como diputados de la Asamblea Legislativa aceptaron que los zoológicos de la Ciudad de México favorecen el tráfico ilegal de especies animales.

Según informó el periódico El Universal, actualmente la compra de animales en estos espacios se realiza por adjudicación directa, cuando se debería de hacer por licitación. Este procedimiento, al no tomar en cuenta el origen ni las condiciones de las especies, fomenta, por ende, el tráfico ilegal de animales silvestres.

tráfico

Al respecto, la presidenta de la organización civil Proyecto Gran Simio, Paulina Bermúdez, denunció que el Zoológico de Chapultepec realiza cada ocho años una compra masiva de especies en peligro de extinción y silvestres, con la intención de rellenar las jaulas vacías.

Como ejemplo está el caso de la gorila Arila, quien vive en el Zoológico de Zacango. Hasta la fecha se desconoce de dónde es, por quién y cómo fue sacada de su hábitat natural; es más, incluso se especula que Arila que fue el remplazo ilegal del simio que anteriormente habitaba en este zoológico, el cual al parecer murió por negligencia.

El director de Profauna Silvestre Animalis, Juan Carlos Rodríguez, mencionó, por su parte, que los zoológicos de la Ciudad de México gastaron cerca de 9 millones de pesos entre 2011 y 2012, con los que compraron animales de diferentes especies con dudosa procedencia.

chapultepec tráfico 2

Lo peor de la situación es que muchos de estos animales, después de ser adquiridos y vivir en el zoológico por menos de un año, mueren. Entre 2012 y 2014, 854 animales murieron dentro de los tres zoológicos de la ciudad (de estos, más de 200 en el zoológico de Chapultepec), así lo informó el presidente de la Comisión de Administración Pública del órgano legislativo local y promotor de la ley antitaurina, Adrián Rubalcava. De estos, los que más han perecido han sido mamíferos y aves.

Bantú se trató del tercer simio que murió en el zoológico de Chapultepec en menos de un año. El primero fue el orangután Jambi quien murió en julio de 2015; mientras que el segundo se trató del chimpancé Lio. En el siguiente video, Paulina Bermúdez explica los casos:

Con información de El Universal.