En una ceremonia celebrada en la planta de Robert Bosch, en Toluca, Enrique Peña Nieto hizo la entrega simbólica del certificado de trabajo formal número 2 millones, que ha creado durante su administración. El presidente señaló que la creación de empleos es una consecuencia de las reformas estructurales impulsadas durante su sexenio.

En el evento, el presidente afirmó que, a pesar de la crisis mundial, México ha podido mantener su “dinamismo económico” gracias a las reformas estructurales. Las reformas, según sus declaraciones, han hecho que la economía mexicana sea un mercado atractivo. La macroeconomía se mantiene estable y el crecimiento sostenido del país alcanza el 2.05% al año. Por ello, la inversión extranjera ha seguido llegando. De acuerdo a las cifras oficiales, este sexenio ha sido el que más trabajos ha generado desde 1982.

“Esta es una cifra histórica, es una buena noticia, es una noticia que vale la pena valorar y dimensionar en lo que representa, porque quiere decir que estas políticas que hemos venido instrumentando están permitiendo a quienes quieren invertir en México, a quienes quieren apostar por México, estén apoyando la generación de empleos

577ea7c6173fe

Peña Nieto anunció que debe ser una noticia que se debe festejar. De acuerdo a sus números, se crearon cuatro veces más empleos que durante el sexenio de Calderón. Y, con respecto al de Fox, no había punto de comparación, pues se perdieron más de 200 mil puestos de trabajo. Los resultados de su política laboral estaban por encima del promedio internacional.

“Si la contrastamos con las tasas de generación de empleo que hay en otros países, por ejemplo en Estados Unidos, apenas y supera el 1 por ciento; y en [algunos] países de América Latina incluso la tasa es decreciente. Hay economías como la de Brasil donde la tasa de empleo ha decrecido, no se han generado empleos, por eso es importante lo que representa llegar a esta cifra de más de dos millones de empleos.”

Las oficiales cifras son confusas. Alfonso Navarrete, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, reconoció que en el pasado sexenio se crearon 2.3 millones de empleos, casi 5 veces más de lo que señaló Presidencia. En el caso de Navarrete, dio estas estadísticas para celebrar que en este sexenio se superarála  cifra, ya que la reforma laboral “ha promovido la productividad y la flexibilidad del mercado de trabajo”. Evidentemente, hay una gran diferencia entre los datos ofrecidos por el gobierno federal.

Peña Nieto también destacó que el 41% de los empleos creados estaban dirigidos a mujeres y una tercera parte a jóvenes. A simple vista, estas cifras indicarían que, poco a poco, se estaría solucionando uno de los grandes problemas del país, el desempleo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los sectores que se han priorizado son los peores remunerados. Por ejemplo, las mujeres reciben 22.9% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. Sólo el 3.5% de los jóvenes percibe 10 mil pesos.

El hecho de que el 40% de los trabajadores generan el 76% del Producto Interno Bruto indica, claramente, la economía mexicana no ha mejorado su productividad. Además, que los trabajos bien pagados se concentran en unos cuántos sectores y, el resto, son empleos mal pagados.

Sólo así podemos comprender que el crecimiento de los empleos sea al doble que la economía. La mayoría de nuevos puestos de trabajo se han generado en la industria de la transformación (34%) y de servicios (24.3%), es decir, la mayoría de los nuevos empleos no son bien pagados, pues no requieren de trabajadores calificados. Casi al mismo tiempo que el Presidente anuncia estas cifras, la OCDE afirma que en México el salario ha caído y que, en porcentaje, el nivel de desempleo es mayor que en 2008.

1117010

Peña Nieto también señaló que la informalidad disminuyó 3%, por lo que el IMSS ha recaudado 50 mil millones extra, en total, sus ingresos han crecido este sexenio un 26%. Tan sólo en junio se crearon 68 mil espacios. Sin embargo, este crecimiento de la economía formal no indica, necesariamente, que se hayan generado más empleos.

Se debe recordar que el gobierno federal ha firmado varios convenios para que los trabajadores obtengan seguridad social. Dicho de otra forma, se ha logrado que muchos empleados se integren a la economía formal, porque la situación financiera del IMSS requiere de más ingresos.

En resumen, las buenas noticias, que Peña Nieto ha estado divulgando desde mayo, deben tomarse con mucha cautela. Primero, porque las cifras que da el gobierno federal parecen estar maquilladas. Y, segundo, porque hace este anuncio justo cuando parece que la reforma energética y la reforma educativa han fracasado.