Joaquín Coldwell, actual Secretario de Energía, esta semana le ha pedido a los mexicanos que se acostumbren a que cambie el precio de la luz y de la gasolina.

“Lo que tenemos que acostumbrarnos en México es que los energéticos son un bien en el mercado y que los precios en los energéticos pueden subir, puede bajar, dependiente de las circunstancias económicas, los precios internacionales, de los crudo, las materias primas que dan lugar a la generación de la electricidad”

La Comisión Federal de Electricidad ha anunciado que el costo de la energía eléctrica subirá, pero sólo para el 10% de los clientes. A partir de julio, el costo aumentará entre 2 % y 5 % para el sector industrial, entre 5 % y 7 % para el sector comercial y 6.8 % para el uso doméstico de alto consumo. Aparentemente, el alza del precio sólo afectará al 10% de consumidores (73 916).

El sector empresarial se ha quejado del aumento. Pues contradice las promesas que hizo Enrique Peña Nieto al aprobar la reforma energética, que afirmaba que, gracias a su reforma, la energía eléctrica no incrementaría su costo.

El presidente de CANACINTRA advirtió que afectará a este sector, pues aumentarán sus gastos de operación. Señaló que no se ha cumplido la promesa de no aumentar los impuestos, como sucedió hace seis meses con el precio del gas natural se incrementó.

bc54d0014c8dd57_d971a7dac098500372a351f0b1298fd5

A nivel nacional, el incremento  de la energía eléctrica provocará que aumenten los costos de producción. En consecuencia, también subirán los demás los productos. Prevén que los comercios será el sector más afectado.

Se espera que con esta alza aumente la inflación. Los empresarios han afirmado que no están dispuestos a absorber la variación, por lo que amenazan con incrementar sus precios. El incremento en el costo de los insumos básicos, como la gasolina y la energía eléctrica, afectan toda la estructura económica, pues se utilizan en todos los sectores. Cuando suben, asemejan el efecto de una bola de nieve, entre más avanza, se vuelve más incontrolable.

Con el alza de la energía eléctrica se espera que la inflación aumente. Aunque muy probablemente seamos del 90% de clientes a las que no les cambie su tarifa, y nuestros recibos de luz sigan igual, veremos que subirán los costos de las demás mercancías que consumimos a diario.