Ninfa Salinas Sada es hija de Ricardo Benjamín Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas, y presidenta de Grupo Dragón, grupo con intereses energetico de Salinas Pliego, y senadora por el Partido Verde Ecologista Mexicano (PVEM). Como integrante de la Comisión de Energía de la Cámara Alta participó directamente en las discusiones para modificar y aprobar el dictamen que agrupa a la Ley de la Industria Eléctrica, Ley de Energía Geotérmica y Ley de Aguas Nacionales.

Antes de que se promulgaran las leyes que regularían la incursión de privados al sector energético, agosto de 2014, Salinas Pliego recibió tres permisos para generar energía eléctrica. El tercero lo recibió en septiembre de 2013 cuando la reforma energética ni siquiera estaba aprobada. Este permiso se convirtió, en noviembre de 2015, en el primer título de concesión otorgado a un privado para la explotación de campos geotérmicos en la historia del país.

“De ninguna manera hay conflicto de interés, por el contrario, sí le puedo decir que tengo un trayecto previo y que por eso conozco del tema muy de fondo, mucho más que, probablemente, la senadora Sansores, quien fue quien la acusó, y eso creo que enriquece el debate y justifica mi participación en este Senado”, se defendió Ninfa Salinas el 13 de junio de 2014 ante las acusaciones por conflicto de interés. Cabe mencionar que su postura fue respaldada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Dragón

La hija de Salinas Pliego renunció al debate legislativo en comisiones el 8 de julio de 2014. El cabildeo ya estaba hecho, Ninfa Salinas participó durante dos meses en las discusiones de la Comisión de Energía y como integrante de ésta aprobó la redacción final del dictamen que se envió al pleno de la Cámara de Senadores. El dictamen aún debía pasar por la Cámara de Diputados y regresar nuevamente al Senado. De vuelta a la Comisión de Energía del Senado, Carlos Puentes Salas (quien el PVEM determinó para sustituir a Ninfa Salinas), lo recibió.

En próximas fechas la Secretaría de Energía (SENER) someterá a concurso 5.282 gigawatts de recursos probables que representan el 97% de los recursos geotérmicos potenciales del país y que no fueron adjudicados a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la Ronda Cero. Para cuando eso suceda, Grupo Dragón tendrá una experiencia acumulada de cuando menos dos años en la puesta en marcha y operación de parques geotérmicos en México, y por lo tanto una ventaja frente a los competidores interesados en la Ronda Uno y las asociaciones público-privadas con la CFE.

“Somos la única empresa mexicana que puede otorgar un valor importante para que lo tomen en cuenta”, señaló el director general de Grupo Dragón, José Pablo Fernández.

Se estima que Grupo Dragón proveerá de energía a por lo menos 30 ayuntamientos y cuatro gobiernos estatales en 2018. Se desconocen las condiciones en que brindará el servicio y cómo procederá ante la morosidad en los pagos, uno de los principales problemas de la CFE.

Dragón