“Ya basta de culpar al gobierno federal“: Osorio sobre Ayotzinapa

En entrevista radiofónica el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong reiteró que el gobierno federal no tuvo nada que ver con la desaparición de los 43 normalistas y el asesinato de al menos 9 personas. Hecho que tuvo lugar la noche entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

Según él, el gobierno está tan interesado en conocer la verdad como cualquier mexicano, por eso extendieron la estadía y la investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) por seis meses más. Como desde el principio de la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), Osorio mantuvo la postura de que el crimen fue cometido solo por las autoridades municipales. En sus propias palabras:

“Todos queremos conocer la verdad no tenemos absolutamente nada que ocultar, queremos que la ciudadanía tenga certidumbre y se apegue todo a la verdad”

Agregó: “Ya basta de culpar al gobierno federal“. La administración de Enrique Peña Nieto “no tiene nada que ver“.

Cuando fue cuestionado acerca del informe del GIEI, aseguró que sería irresponsable cuestionarlo sin antes revisar cuidadosamente cada una de sus líneas de investigación. Como recordarán, esas líneas incluyen la actuación del Ejército y la policía federal, ambas dependencias a cargo del Presidente y del gobierno de la República. De acuerdo a lo que sugerían los expertos, ambas corporaciones conocían la situación y no hicieron nada para evitarla.

Uruguay por Ayotzinapa. ¿Ya basta de culpar al gobierno federal? Foto: Sofía
Uruguay por Ayotzinapa. ¿Ya basta de culpar al gobierno federal? Foto: Sofía

Hasta el momento se sabe poco de la participación tanto del Ejército, como de las corporaciones policíacas al servicio de la Federación. Sabemos, por ejemplo, que las Fuerzas Armadas estuvieron presentes en el Hospital Cristina, donde un grupo de normalistas habían llevado a un compañero herido. Ahí los amenazaron y entorpecieron la atención médica, además de que condujeron su propia investigación. La policía federal, por su parte, reportó a al PGR que en la noche de Iguala “no había ningún herido“, a pesar de que los hechos fueron monitoreados por el sistema policíaco C4, en el que están en comunicación todos los niveles policíaco y el Ejército. En suma, lo que sabemos de cierto, es que las dos corporaciones dependientes del gobierno federal en efecto cumplieron un papel en la matanza y la desaparición, pero no se ha investigado lo suficiente.

El accionar de la PGR también ha sido severamente cuestionado. El GIEI subrayó que su investigación se llevó a cabo con sumo “desaseo“ y negligencia, a pesar de que se trata uno de los casos que más atención nacional e internacional ha recibido. Por su parte, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Salvador Cienfuegos, se negó que los militares fueran interrogados por el caso. También confirmó que uno de los 43 desaparecidos era militar, pero no un espía, porque según sus propias palabras “solo estuvo un mes o dos, ¿qué espionaje iba a hacer?

Con todo esto, y con la participación de instancias federales, ¿por qué habría que descartar al gobierno federal y su posible participación? ¿No sería más sano investigar estas líneas a fondo y dejarlas en claro?, ¿no esa sería la mejor manera de evitar que se siga culpando a Enrique Peña Nieto?