Sedena protege al 27 batallón de infantería

La Secretaría Nacional de la Defensa protegerá el paradero de los militares del 27 batallón de infantería que fueron testigos de los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero. La Sedena informó que protegerá la localización de estos miembros del ejército mexicano para protegerlos de los ataques que podrían sufrir por parte de la sociedad civil o de grupos narcotraficantes.

Cuando el periódico La Jornada le solicitó a la Sedena información sobre la ubicación de los elementos del ejército, la negativa fue rotunda y estuvo ratificada por el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, que clasificó como “reservada” la información y declaró que no podrá accederse a ella durante doce años. A pesar de que la solicitud de datos no incluía los nombres de los militares, se consideró que hablar de los desplazamientos de militares de una zona a otra, o determinar si quiera el número de elementos que compone el 27 batallón, implica poner en riesgo a los militares.

Ya que al Estado le preocupa la seguridad de las partes involucradas en los hechos de Iguala, nos gustaría saber qué clase de protección se está brindando a las más de 46 familias afectadas (43 de los normalistas desaparecidos, 3 de los asesinados) directamente por los hechos de esa noche.