¿Qué sigue después de Patricia?

A pesar de los pronósticos funestos, el huracán Patricia no dañó México en la magnitud que se esperaba. Afortunadamente, el meteoro perdió fuerzas conforme fue adentrándose en nuestro territorio. Ayer por la noche, el presidente Enrique Peña Nieto levantó la alerta preventiva en Colima, Jalisco y Nayarit. En la región, 235 mil personas perdieron el servicio eléctrico durante la llegada del huracán; sin embargo, ayer la mitad ya lo había recuperado. Todo está volviendo a la normalidad: los aeropuertos de Puerto Vallarta, Tepic y Colima volvieron a funcionar. Las carreteras de la zona también operan con regularidad. Aunque en algunos caminos hubo deslaves menores y caída de ramas por las lluvias, hay cuadrillas de limpieza encargadas de recoger la basura provocada por el huracán. En total, hubo 8 mil 500 personas evacuadas que se refugiaron en albergues destinados para ello, en donde podrán permanecer hasta que se restablezca el orden.

El Sistema Meteorológico Nacional localizó la depresión a 70 km del suroeste de Monterrey, Nuevo León y a 45 km al este-sureste de Saltillo, Coahuila ayer a las 7 pm. El paso de la tormenta por el norte del país entrará en contacto con el frente frío no. 8, que se extenderá desde la costa este de Estados Unidos de América hasta el occidente del Golfo de México. Cuando este frente interactúe con lo que queda de Patricia, habrá lluvias intensas en Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas; muy fuertes en Puebla; fuertes en Hidalgo, San Luis Potosí, Tamaulipas, Querétaro, Tlaxcala, Campeche y Estado de México; y de menor intensidad en Nuevo León, Coahuila, Yucatán y Quintana Roo.

La masa de aire frío provocará un descenso de temperaturas en el norte, noreste, este y centro del país. Si este aire frígido se encuentra con la humedad del océano pacífico, habrá lluvias fuertes en Jalisco, Colima, Guerrero y Michoacán, y moderadas en Sinaloa, Durango, Nayarit, Guanajuato, Distrito Federal y Morelos.

A pesar de que los daños provocados por el huracán fueron menores, la información oportuna y la preparación de albergues y refugios para la gente que habitaba zonas en peligro salvó la vida de muchos. Ahora sólo queda esperar que las lluvias provocadas por Patricia no causen mayores estragos y volvamos al otoño tranquilo.

patricia