Mueren miles de niños migrantes en la frontera

Guillermo Alonso, investigador del Colegio de la Frontera Norte, advierte sobre la preocupante situación fronteriza de nuestro país, a la que califica como genocidio, pues han muerto más de 9,000 personas. Entre los muchos migrantes, del 10 al 20% son niños mexicanos y centroamericanos que mueren intentando cruzar hacia los Estados Unidos, entre 900 y mil 800. Los niños migrantes buscan huir de las graves condiciones de pobreza y olvido que oprimen a sus comunidades.

En el caso concreto de los infantes de El Salvador, Honduras y Guatemala, muchos son enviados por sus padres con la esperanza de que se reúnan del otro lado con familiares. Todo para evitar que se sumen a las filas de los maras que reclutan niños para satisfacer la demanda de fuerza bruta ante una ola de violencia que ha aumentado sus números desde los conflictos en los ochenta.

Muchos de ellos han pedido refugio en Texas que deportó a casi el 77% durante la operación Frontera Sur.

Raquel Rubio Goldsmith, investigadora de la Universidad de Arizona, advierte que muchos de ellos mueren en el desierto, en ríos y cañadas de Arizona . Llama a este flujo como “el éxodo”. Pese a que la mayoría de los adolescentes centroamericanos viajan solos, muchos infantes realizan la travesía acompañados por un familiar o encargados a un coyote. Para Alonso, la única diferencia entre estos niños migrantes y Aylan Kurdi, el niño sirio cuyo cuerpo fue fotografiado en las costas de Turquía, es que en este caso, aún no ha aparecido una cámara oportuna que logre captar lo alarmante de la situación.

Mueren niños migrantes en la frontera.
Uno de tantos niños migrantes que se dirigen al norte sin protección ni ayuda. Cruzar la frontera entre México y Estados Unidos puede ser una sentencia de muerte para los niños provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala.

¿En verdad la atención pública debe estar al pendiente de una crisis humanitaria para que los gobiernos comiencen a trabajar en resolverlas?