El vicepresidente Joe Biden no irá por la presidencia de EE.UU.

El vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ofreció una conferencia de prensa en la que anunció que no participará en la carrera presidencial para el 2016. Con este gesto el demócrata deja el camino abierto para que Hillary Clinton se convierta en la candidata de su partido.

La decisión no sorprende del todo. Antes del debate demócrata de la semana pasada, su nombre se mencionaba con insistencia como uno de los contendientes que podrían detener a Clinton. Pero el enorme protagonismo de la exsecretaria de estado y la precisión de Bernie Sanders prácticamente dejaban al vicepresidente fuera de la pelea. Los analistas coinciden en que si el vicepresidente hubiera querido participar en la contienda, tendría que haber participado en ese debate.

Barack y Michelle Obama junto a Joe y Jill Biden
Barack y Michelle Obama junto a Joe y Jill Biden

En la conferencia de prensa de Biden desde la Casa Blanca, aseguró que renunciaba a la contienda por la pérdida que su familia había sufrido recientemente. En mayo de este año su hijo Beau falleció víctima de un cáncer cerebral. Según sus declaraciones:

“La campaña no tiene en cuenta otros factores familiares. Ya se pasó el tiempo prudente. Mi familia tuvo una pérdida muy profunda. En ese lugar están los Biden hoy. Creo que se acabó el tiempo necesario para una campaña ganadora“

Acompañado por Barack Obama y su esposa Michelle Obama, el demócrata recomendó a los candidatos demócratas que siguieran los pasos del actual presidente:

“Los demócratas no deben sólo defender el trabajo del presidente Obama. Deben lanzarse y prometer continuar con su labor“

La decisión seguro hace muy feliz a Hillary Clinton y preocupa a Bernie Sanders. La primera estaba disputándose los posibles electores con Biden, pues ambos tienen una plataforma liberal moderada. En cambio, para el social demócrata Sanders, la postulación del vicepresidente le hubiera abierto la puerta a la candidatura presidencial porque dividiría los electores de sus dos mayores competidores.

Joe y Jill Biden en desfile de la NASA, 2013

Recordemos que el sistema bipartidista estadounidense solo contempla a los demócratas y a los republicanos. Ambos se encuentran en procesos internos para definir a sus candidatos. Es decir, están compitiendo por la candidatura de su partido, todavía no por la presidencia. Barack Obama, el actual presidente, pertenece al partido Demócrata; mientras que el polémico Donald Trump y su plataforma anti-migrantes pertenecen al partido Republicano. Si quieres saber más al respecto, aquí puedes ver un análisis del debate demócrata y aquí otro del debate republicano.