Ejército ruso bombardea frentes del Estado Islámico

El ejército ruso bombardeó objetivos en Siria que pertenecían supuestamente al Estado Islámico. Sus objetivos eran  armamento pesado, medios de transporte y comunicación, arsenales, entre otros. Se evitaron las zonas pobladas pero decenas de personas resultaron heridas.

Esto después de que su presidente Vladimir Putin advirtiera que su gobierno continuaría combatiendo a los verdaderos terroristas. Adelantó que participarían por aire pero no por tierra.

También añadió que ningún otro país de los participantes (Estados Unidos, Francia, Australia) cuenta con el permiso del Consejo de Seguridad de la ONU o de Siria. En Damasco, se confirmó esto pues Bashar Al Assad envió un mensaje al presidente ruso invitándolo a ayudarle en el combate.  Los mecanismos del Kremlin se movieron de inmediato y por unanimidad se enviaron a expertos militares por delante para después proceder a la acción bélica sobre la parte norte de Homs.