En el caso de Lilia Angélica López, la bailarina detenida por supuesto tráfico de drogas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pareciera ser que la corrupción de la autoridades y la suspicacia sobre la inculpada y su familia son la constante.

Por una parte, el padre de la joven detenida aseguró que haber contratado los servicios del exfiscal de la República, Pablo Chapa Bezanilla, fue un completo error, ya que “no hizo nada”.

“Sólo me quitó 70 mil pesos, equivalente a dos años de mi salario como maestro”.

Por su parte, Chapa Bezanilla declaró, que la joven pudo haber sido utilizada como “mula” y se aventuró a declarar que la joven inculpada podría haber actuado a plena conciencia, “Hay cosas que me hacen despertar suspicacias en contra de ella, definitivamente”, ya que la inculpada firmó una declaración en la que afirmaba que “no le dijo a su familia que viajaría a Colombia con una persona identificada como “Alex Avendaño”, porque su papá no lo comprendería y en cambio les dijo que iría a un casting”.

También diferenció el caso de ella con el de Óscar Álvaro quien desde el principio negó que la maleta donde estaba la droga fuera de él.

Lilia Angélica sostiene en una carta de 16 páginas, que le “sembraron” la droga, que es inocente y relató que ella fue invitada hacer un casting en Colombia por Alex Avendaño para representar a la academia de baile “Midnight”, el casting se realizaría el 29 de diciembre, en Armenia, una localidad al noroeste de Bogotá, sin embargo fue cancelado debido a que sólo sería para residentes de Colombia y para extranjeros sería a finales de enero o principios de febrero” según dicho por el propio Alex.

Debido a la cancelación decidió regresar México el 31 de diciembre para “darle una sorpresa a mi familia”, y cuando se disponía empacar, Avendaño le hizo notar que estaba rota su maleta y que mejor le prestaba “una más linda”, la cargó con sus cosas y jamás sospechó del peso de la maleta.

lilia.jpg_154864849 (1)

También declaró que Avendaño nunca la acompañó al aeropuerto, debido a que según él, debía cuidar a su madre enferma.

pasé por la aduana donde el joven encargado sacó todas mis pertenencias de manera muy desordenada y vacía, la pasó por rayos x”

Abordó sin problema el vuelo hacia Bogotá, donde tomaría otro avión para la Ciudad de México. Al llegar al AICM fue por su equipaje, según sus palabras fue la última en llegar a la banda de equipaje y una vez que la tomó fue aprendida por el personal de seguridad. De ahí la llevaron a una oficina donde se revisó la maleta y a ella la pusieron contra la pared y al voltear vio su maleta con los estupefacientes.

Lilia pide su libertad porque es:

“una persona con estudios, sin ningún motivo para delinquir, buen trabajo y apoyo familiar. Por lo que me declaro inocente y víctima de verdaderos delincuentes”.

Las investigaciones deberán incluir todos los elementos posibles para la pronta resolución del caso. Esperamos que la ayuda ofrecida por Miguel Ángel Mancera sea totalmente apegada a la ley y no solo sea parte de una autopromoción del jefe capitalino.