Unos 200 jornaleros fueron rescatados de un rancho en Coahuila propiedad de la empresa Prokarne, sitio en el cual eran explotados. Entre ellos había 54 niños, quienes padecían condiciones infrahumanas.

La Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif) dio a conocer que los menores se dedicaban a labores de cultivo y engorda de ganado, reportó Excélsior.

Pese a las pesadas tareas, los encargados del lugar les racionaban los alimentos y los mantenían en cuartos durmiendo ya sea en el piso, o en pedazos de hule espuma, unicel o cartón.

Los menores son originarios de San Luis Potosí, Hidalgo, Veracruz y Coahuila.