En la frontera con México, en la garita de San Ysidro, en San Diego, California, Gil Kerlikowske, titular de la Oficina de Fronteras y Aduanas de Estados Unidos (CBP), anunció una nueva campaña cuya finalidad es inhibir el cruce de indocumentados hacia EE.UU

La iniciativa, que lleva por nombre “Conoce los hechos” (Know The Facts), ha surgido a raíz de los sucesos de 2014, cuando una oleada de 68,000 niños indocumentados provenientes principalmente de Centroamérica, llegaron en busca de asilo político debido a la violencia que azota a la mayoría de estos países.

“No teníamos las instalaciones, no teníamos el cuidado médico, vi a muchos oficiales cocinando y llevando ropa de sus propios hijos para ayudar a estos niños, pero esta campaña busca precisamente prevenir esto”, aseguró Kerlikowske este martes en rueda de prensa.

La campaña busca alertar a las comunidades inmigrantes de que no existe ningún tipo de “permiso” para quienes llegan al país, y que además, aquellos que sean detenidos en la frontera serán “prioridad para deportación”.

“Es un viaje peligroso, no hay un día que pase en la que no rescatemos a personas y no hay un día que pase sin que recibamos información de personas que dijeron haber sido asaltadas, o quizá víctimas de abuso sexual o de extorsión por parte de traficantes o coyotes”, subrayó Kerlikowske”.